Los precios del transporte crecieron un 2% durante el estado de alarma

A pesar del retroceso de la demanda, el transporte continuó funcionando durante el estado de alarma.

Los precios que cobran las empresas de transporte de mercancías por carretera se incrementaron prácticamente un 2% durante el segundo trimestre del año en comparación con los importes que se cobraron el trimestre anterior. Así se desprende de los datos desvelados recientemente en la última entrega de la Encuesta permanente del transporte de mercancías por carretera del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

En lo que a la evolución de los precios con respecto al mismo trimestre del año pasado se refiere, estos se han visto incrementados un 1,5% de media, si bien ese porcentaje varía mucho en función de la distancia del trayecto. Así, mientras que los servicios de 50 kilómetros o menos se encarecieron mas de un 2,8% y los de más de 300 kilómetros hicieron lo propio en más de un 2,2%.

Menos destacables fueron los incrementos experimentados por los viajes de entre 210 y 300 kilómetros y de entre 101 y 200 kilómetros, cuyo precio subió ocho y cinco décimas, respectivamente, en el segundo trimestre frente a las cifras registradas en el mismo periodo del año anterior. Por contra, los servicios de entre 51 y 100 kilómetros se abarataron un 1,7%.

El encarecimiento que, de promedio, ha experimentado el transporte de mercancías por carretera se ha producido durante el periodo más duro del confinamiento, en los meses de abril, mayo y junio, precisamente cuando la actividad cayó y los retornos desaparecieron, lo que obligó a los transportistas -en ocasiones animados por sus propios clientes– a subir sus precios para continuar dando servicio a quienes sí lo necesitaban.

Que los retornos se desplomaron en el segundo trimestre es evidente, como demuestra el descenso del 21,3% experimentado por las importaciones en relación con las que se efectuaron en el periodo abril-junio de 2019, en tanto que las exportaciones cayeron «sólo» un 7,7%. Atendiendo a todos los tipos de transporte, el retroceso fue del 11,2%, con caídas que fueron desde el -6,9% en el tráfico interregional al 12,1% en el intermunicipal, pasando por el -14,6% en el transporte intramunicipal.

En lo que a las mercancías transportadas se refiere, los minerales brutos o manufacturados y los materiales de construcción ocupan la primera plaza, superando los 236 millones de toneladas. En segundo lugar se sitúan los productos de alimentación y los forrajes, seguidos por las máquinas, vehículos y objetos manufacturados.

Resulta especialmente llamativo el descenso experimentado en el transporte de productos petrolíferos, que ha experimentado un retroceso superior al 33% en comparación con los volúmenes que se manejaron en el segundo trimestre de 2019 y de más del 20% con respecto al primer trimestre del presente ejercicio.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *