Las 44 t nos acercan a Europa y nos hacen competitivos. Por Francisco Aranda, presidente de UNO

«No hay que tener miedo al cambio porque ganaremos en competitividad», opina el autor del artículo.

El mes de junio llega, tras meses de nefastas noticias, con una información esperanzadora: el Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción incluye la ampliación de los pesos y dimensiones de los vehículos. En concreto, prevé para mayo de 2021 la aprobación de las 44 toneladas de MMA y el aumento de la altura de los camiones hasta los 4,5 metros.

No hay que tener miedo al cambio porque ganaremos en competitividad. Lo dicen los datos oficiales. Si atendemos al estudio realizado al respecto por el propio ministerio de Transportes, y que presentó hace unos meses en un gran encuentro sobre pesos y dimensiones que organizamos UNO junto a Transprime, de todas las operaciones de transporte del mercado español, sólo el 9% podrían ser susceptibles de moverse en camiones de 44 toneladas de MMA. Esto representa al 11% de los vehículos/kilómetro totales de transporte de mercancías en España y al 25% de las toneladas/kilómetro movidas a nivel nacional.

Es decir, los porcentajes no son drásticos ni dramáticos, pero lo suficientemente importantes para dotar de una mayor eficiencia a nuestra economía. El recorrido medio de los camiones de 44 toneladas sería de 125 kilómetros y los tipos de productos e industrias que más se beneficiaría serían, además de la automoción, la alimentación (que representaría un 24% de los trayectos), seguidos de la agricultura y la ganadería (15%), los minerales (13%) y los químicos (8%). En términos económicos, aumentaría el coste de vehículo/kilómetro en un 2,9% y sin embargo disminuiría el coste de tonelada/kilómetro transportada entre un 5 y un 11%. Además, impactaría en las emisiones de CO2 con un ahorro de 190.000 toneladas y reduciría un 3,8% el total de las operaciones.

También la Generalitat de Cataluña tiene datos procedentes de la aplicación de una prueba piloto real durante dos años con vehículos de 44 toneladas que hizo en su día. Los resultados reflejaron la reducción de 195.000 litros de combustible (respecto al mismo transporte en camiones de 40 toneladas). Esto supone una reducción del consumo de combustible del 8,4%, lo que conllevaba un ahorro de 3,24 litros
por cada 100 kilómetros. La reducción de emisiones de dióxido de carbono se cifró en un 8,4%, el ahorro de costes variables fue del 9,1% y el de costes globales entorno al 11,9%.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *