Lanxess presenta su calculadora de ahorro de combustible

Lanxess, «líder mundial en la fabricación de caucho sintético», que colabora con los gestores de flotas a reducir el consumo de carburante de sus vehículos ofrece un programa de cálculo de ahorro de combustible diseñado especialmente para flotas de vehículos. Gracias a ella, es posible saber cuánto combustible se ahorraría al sustituir las cubiertas de sus unidades por otros con menor resistencia a la rodadura, qué beneficio económico generaría dicho cambio y cuánto se reducirían las emisiones de CO2.

Además, esta solución informática indica el ahorro de combustible y los beneficios medioambientales de otras medidas que van en la misma línea, como la optimización de la presión y la alineación de los neumáticos o los cursillos de formación para conductores.

Fuentes de Lanxess recuerdan que desde noviembre del pasado año el etiquetado europeo de neumáticos facilita esa decisión: la etiqueta, visible en todos los neumáticos nuevos, clasifica en una escala de la A (óptimo) a la G su adherencia en superficie mojada (que afecta a la seguridad) y su resistencia a la rodadura (que influye en el consumo).

La calculadora de Lanxess permite ilustrar con un ejemplo lo rentable que resulta para los operadores de flotas pasar a utilizar este tipo de neumáticos de altas prestaciones. Así, en el caso de un parque de vehículos integrado por 150 camiones de 40 toneladas de MMA (con un kilometraje anual de 200.000 kilómetros, y un consumo de 35 litros a los 100 km), suponiendo un precio medio del combustible de 1,55 euros por litro, podrían reducir sus costes operativos en aproximadamente 1,4 millones de euros anuales con sólo sustituir los neumáticos con código F por otros con una calificación B.

En el ejemplo aportado por Lanxess, la inversión en neumáticos con menor rodadura se recuperaría en tres mese (se ha fijado un coste adicional de 75 euros por cada cubierta). También disminuiría el impacto medioambiental, puesto que este cambio haría que la flota dejase de emitir unas 2.500 toneladas de CO2 al año.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *