La tasa por uso de las autovías que planea implantar el Gobierno perjudicaría “de manera trascendental” al transporte

El transporte ya contribuye con 21.000 millones de euros anuales a las arcas públicas.

Varios ministros del Gobierno que dirige Pedro Sánchez confirmaban a mediados de agosto que una de las primeras medidas que planea implantar el Ejecutivo cuando deje de estar en funciones consistirá en poner en marcha -previo consenso político– un sistema de pago por uso de las autovías que hasta ahora son gratuitas.

Como era de esperar, aunque el anuncio no ha cogido por sorpresa a los transportistas, que llevan ya demasiado tiempo escuchando rumores al respecto, el sector ha reaccionado mostrando su más absoluto rechazo a una medida que, tal y como afirman desde CETM, perjudicaría “de manera trascendental” al transporte.

Y no sólo al transporte, pues, como recuerdan tanto la mencionada confederación como Fenadismer en sendos comunicados hechos públicos en plena canícula, el pago por uso de las autovías “también afectaría a la competitividad de los productos españoles y, en consecuencia, a la economía española”.

En palabras de los responsables de Fenadismer, la citada tasa “aumentaría los costes de explotación de la actividad del transporte, lo que afectaría al valor final de los productos españoles destinados a la exportación, dado su bajo valor intrínseco (principalmente productos agroalimentarios, bebidas, bienes de consumo y materias primas y productos industriales) por lo que perderían competitividad en los mercados europeos como consecuencia de la implantación de dicha medida”.

La onda expansiva de tal decisión llegaría incluso a “romper con la tendencia de crecimiento positivo continuado de las exportaciones españolas, que se ha mantenido a lo largo de estos últimos años, lo que puede ser especialmente preocupante en la actual situación de inestabilidad económica que atraviesan los mercados internacionales”, advierten desde Fenadismer.

21.000 millones
Tanto la federación que preside Julio Villaescusa como CETM hacen hincapié además en el hecho de que el sector del transporte ya aporta a las arcas públicas vía impuestos una cantidad superior a los 21.000 millones de euros, cantidad más que suficiente para mantener las infraestructuras que utilizan los camiones.

CETM introduce además un nuevo elemento que desaconseja la implantación del pago por uso de las autovías y es que, dada la mala situación que atraviesan la gran mayoría de empresas del sector, muchos de sus vehículos dejarían de circular por esas vías de alta capacidad, desviándose a las carreteras convencionales alternativas, lo que podría provocar un incremento de la siniestralidad.

Fenadismer destaca además que pese a “las informaciones confusas que se están manifestando al respecto”, lo cierto es que “la Unión Europea no obliga a los Estados miembro a establecer un peaje o tasa por el uso de las carreteras; prueba de ello es que los países de nuestro entorno (Francia o Italia) no se exige ningún pago por la utilización de las carreteras de dichos países, a excepción de las autopistas privadas como ocurre en España”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *