La subida de precio del gasóleo, una nueva amenaza para el transporte por carretera

Los productores de petróleo han ralentizadio la producción y el reinicio de la actividad industrial tira de la demanda de combustible: el caldo ideal para la subida del precio.

El crudo Brent, de referencia en Europa, ha llegado a rozar los 70 dólares por barril en este mismo mes de marzo y el gasóleo A+ está rondando los 1,30 euros el litro, unos precios que son los de épocas anteriores de la Covid-19. La curva de precios, que va en aumento, parece indicar que nos dirigimos a un entorno similar al de finales de 2018 en el que el gasóleo igualó el precio de la gasolina sin plomo 95 con precios de 1,31 o 1,32 euros por litro y se mantuvo todo el año emparejado y en ascenso.

Si se exceptúa la caída de precios de 2019, desde 2020, todos los precios están al alza, incluida la cotización del crudo y vienen en senda ascendente desde 2016, cuando empezó a subir después de una caída continuada de dos años. Pero tampoco no queda tan lejos el año 2013 cuando el precio del gasóleo alcanzó su precio histórico de 1,43 euros por litro, en plena época expansiva.

Precisamente, la recuperación de la actividad comercial y de transporte mundial hace aumentar la demanda de crudo o de combustible lo que, unido a una bajada reciente de la extracción de crudo y una disminución clara de las reservas mundiales, hace prever el mantenimiento del ascenso del precio del petróleo y, por tanto, de los combustibles al menos hasta el verano.

Por otra parte, los costes de operación de los vehículos de transporte han subido especialmente durante el último trimestre de 2020, como ha señalado el observatorio de costes del ministerio de Transportes. Durante el último trimestre del año, la partida del combustible ganó peso en la estructura de costes, al representar el 26,5 por ciento del total de los costes de explotación para un vehículo articulado de carga general, superado por la partida de personal y dietas, que representa un 35,6 por ciento del total de los costes.

Desde noviembre del pasado año, el gasóleo ha subido una media del 15 por ciento, un 8,85 por ciento en lo que llevamos de año y, aunque nuestro país sigue disfrutando de unos precios de los combustibles relativamente bajos, la situación ya no es la que era hace tan sólo un par de años: el precio del gasóleo en nuestro país se acerca cada vez más al precio medio de la UE, que se sitúa en 1,278 euros el litro.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *