La carretera gana peso en el transporte de automoción

El año pasado se transportaron 2.257.000 vehículos por carretera.

En plena tormenta política y mediática en torno a la previsible aprobación de las 44 toneladas y los 4,5 metros la próxima primavera para el transporte de automoción, Anfac ha presentado hoy, 7 de octubre, su Valoración de la logística de vehículos por carretera, un informe en el que la patronal automovilística califica los servicios logísticos que los operadores de los diferentes modos prestan a sus asociados.

El estudio, que se presenta junto a otros análogos centrados en la logística ferroviaria y marítimo-portuaria, revela que la carretera fue el único modo que creció a lo largo del pasado ejercicio en lo que a transporte de vehículos se refiere. De hecho, el número de unidades transportadas creció un 8%, hasta los 2.257.000 vehículos acarreados, lo que permitió a la carretera ganar 2,7 puntos de cuota, hasta rozar el 41% -los puertos acaparan el 45,3% del total y el tren se queda con el 13,7% restante-.

La Valoración de la logística de vehículos por carretera editada por Anfac revela que el incremento de vehículos transportados procede especialmente desde el tráfico internacional, que experimentó un aumento del 27,2% en 2019, hasta alcanzar las 791.000 unidades desplazadas. Los trayectos domésticos tuvieron un comportamiento prácticamente plano, con un ligero retroceso del 0,2%, hasta los 1.466.000 de vehículos transportados. La caída de la demanda nacional de vehículos se ha visto compensada por “el aumento del traslado de automóviles por carretera para su exportación a través de los puertos”, explican desde la patronal automovilística.

Homogeneización a nivel europeo
En cualquier caso, el incremento del transporte internacional de vehículos empuja a los responsables de Anfac a subrayar la “necesidad de homogeneizar a escala europea un marco legislativo de las normativas de circulación y seguridad vial entre países de la Unión Europea, tal y como están promoviendo tanto Anfac como la Asociación Europea de Automóviles (ACEA)”.

Y se refieren específicamente a una regulación comunitaria “donde se establezca una normativa común para la definición de las dimensiones máximas y de carga para su transporte, así como la utilización de megatrucks que facilite la circulación de mercancías por todos los países miembros de la UE”.

Llegados a este punto, cabe recordar que hace sólo unos días el Ministerio de Transportes confirmaba a Todotransporte que la entrada en vigor de las 44 toneladas de MMA, recogida en el el Plan de Impulso de la Cadena de Valor del Sector de la Automoción presentado el pasado 15 de junio, tiene “únicamente intención estimativa” y está “limitada al sector de la automoción”.

Y recordaban fuentes ministeriales que la modificación de pesos y dimensiones en el transporte está “siempre condicionada a la existencia de consenso en el sector”. Así también lo ha reconocido Aranzazu Mur, directora del área Económica y Logística de Anfac, quien ha recordado que las 44 toneladas y los 4,5 metros de altura son una “reivindicación histórica del sector” que, una vez aprobadas, supondrán “una mejora clara para las empresas de automoción, al igual que ya sucede con la utilización de megacamiones, que están teniendo una gran repercusión en los costes logísticos”.

Mur ha recordado además la existencia de la mesa tripartita entre transportistas, cargadores y Administración “en la que se discute cómo llevar a cabo estas mejoras». Pese a que, como ya informamos en Todotransporte, las conversaciones no han comenzado con buen pie, Mur afirma que el cambio de masas y dimensiones «es algo que el Ministerio tiene voluntad de seguir empujando y se prevé que puede haber un acuerdo entre las distintas partes para que sea posible”, ha aventurado Mur.

La carretera mejora sus notas
En la Valoración de la logística de vehículos por carretera correspondiente a 2019, los fabricantes han mejorado su valoración del servicio de transporte por carretera nacional en dos décimas, con una puntuación global de 3,9 sobre 5, mientras que en el ámbito internacional se ha mantenido estable respecto al año pasado, con una puntuación de 4,1.

Los cargadores de automoción puntúan especialmente bien “la mayor implementación de tecnologías de la información y comunicación en la relación entre cliente y proveedor, el aumento de los controles de seguridad sobre los vehículos en su transporte y entrega, así como el compromiso de los operadores por un uso de transporte de mercancías respetuoso con el medioambiente”.

Hay, no obstante, puntos negros en el transporte de automoción por carretera. Entre esas áreas de mejora las marcas integradas en Anfac citan “la capacidad de los operadores de identificar la situación de los vehículos, la capacidad de reacción ante posibles imprevistos, la adaptación de las fluctuaciones derivadas de la demanda del mercado y reducción de daños ocasionados sobre los vehículos”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *