Incumplimiento de las condiciones de visado: suspensión y rehabilitación de la autorización de transporte. Por Néstor Val, director gerente de Lextransport Grupo

«Las autorizaciones de transporte invalidadas por no haber sido acreditados los requisitos exigidos para su visado podrán ser rehabilitadas por el órgano competente para su expedición», explica Néstor Val.

En cuántas ocasiones, a lo largo de toda su vida, las empresas de transporte vienen obligadas a someterse puntualmente al tan temido trámite de visar sus autorizaciones como requisito imprescindible para continuar en el ejercicio de su actividad profesional. El conocido como “visado” representa una especie de filtro por el que la Administración, bienalmente, cada dos años, constata el mantenimiento por las empresas de las condiciones que originariamente justificaron el otorgamiento de las correspondientes autorizaciones, así como de aquellas otras que, aun no habiendo sido exigidas en un principio sin embargo, resultan igualmente obligatorias. Así de esta forma, los títulos habilitantes para la realización de servicios de transporte por carretera, así como de las actividades auxiliares y complementarias de los mismos, aun otorgándose en principio sin plazo de duración prefijado sin embargo, su validez queda condicionada a la superación periódica del trámite de visado.

Pues bien, determina el nuevo Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (conocido como ROTT) que, cuando con ocasión del visado, se detecte el incumplimiento de alguna de tales condiciones, el órgano competente requerirá al titular de la autorización para que, en un plazo de diez días, acredite su efectivo cumplimiento. De no resultar acreditado tal extremo en el referido plazo, la autorización perderá automáticamente su validez, sin necesidad de una declaración expresa de la Administración en ese sentido, si bien el órgano competente deberá notificarlo a quien era su titular.

Por su parte, en el caso de autorizaciones referidas a un conjunto de vehículos, cuando solo se hubiese detectado el incumplimiento de los requisitos relativos a un determinado vehículo, únicamente se excluirá este de la relación de los que se encuentren vinculados a la autorización. No obstante, las autorizaciones de transporte invalidadas por no haber sido acreditados los requisitos exigidos para su visado podrán ser rehabilitadas por el órgano competente para su expedición, si así se solicita, dentro del período de un año contado a partir de la notificación señalada anteriormente y siempre que resulte acreditado el cumplimiento de todas las condiciones exigidas para su obtención y mantenimiento.

Asimismo, es preciso señalar que el hecho de que se determine un plazo bienal de visado no es óbice para que la Administración pueda comprobar en cualquier momento el adecuado cumplimiento de las condiciones exigidas para la obtención y mantenimiento de una autorización de transporte por parte de su titular.

En tal sentido, cuando con ocasión de una de dichas comprobaciones se detecte el incumplimiento de alguna de tales condiciones, el órgano competente deberá proceder a su suspensión, en los términos ya dichos. En todo caso, los Servicios de Inspección del Transporte Terrestre deberán controlar anualmente al menos al veinticinco por ciento de las empresas obligadas a cumplir el requisito de competencia profesional cuyas autorizaciones no hayan de ser visadas ese año, con el objeto específico de comprobar que continúan contando con una persona que ejerza las funciones de gestor de transporte en los términos que exige la Ley.

Por último, conviene recordar que, en materia de visado, las empresas de transporte vienen obligadas a acreditar el cumplimiento y mantenimiento de los requisitos de capacidad financiera, competencia profesional y honorabilidad, entre otros.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *