Fomento investigará a las empresas con conductores reincidentes en infracciones de tráfico

La Guardia Civil colocará los radares móviles en lugares visibles para los conductores.
La Guardia Civil colocará los radares móviles en lugares visibles para los conductores.

La Dirección General de Tráfico, DGT, y el Ministerio de Fomento se coordinarán para investigar a las empresas de transporte cuyos conductores sean reincidentes a la hora de cometer infracciones durante su actividad profesional.

Así lo ha anunciado recientemente el organismo dirigido por María Seguí, que en un comunicado difundido a los medios explica que “comunicará a la Dirección General de Transporte Terrestre las sanciones impuestas a conductores profesionales reincidentespara que realicen las investigaciones pertinentes sobre la empresa para la que trabajan”.

Fuentes de la DGT han explicado a Todotransporte que “aún se está trabajando en la definición del criterio de reincidencia”. Es decir, aún no se sabe cuántas infracciones ha de cometer un conductor profesional para ser considerado reincidente y de este modo propiciar que la compañía para la que trabaja sea objeto de una investigación por parte del Ministerio de Fomento.

Esta iniciativa es una de las muchas en una batería de medidas impulsadas por la DGT para “la gestión de la velocidad” en las carreteras. De entre todas ellas, además de la mencionada en párrafos anteriores, destaca la confirmación de la puesta en marcha deradares que distinguirán qué tipo de vehículo ha cometido la infracción, para así “aplicar la sanción en función de la limitación de velocidad específica aplicable a cada uno”.

Radares inteligentes
Hasta ahora, sólo se sancionaba a los vehículos industriales y comerciales “si el exceso de velocidad cometido se situaba por encima del límite aplicable a turismo y motos”. Sin embargo, estos nuevos radares inteligentes, que tal y como adelantó Todotransporte ya funcionan en fase de pruebas, detectan la limitación aplicable a cada vehículo y lo multarán en consecuencia.

Llegados a este punto, conviene recordar que los camiones, vehículos articulados,tractocamiones, furgones y automóviles con remolque de hasta 750 kilogramos no pueden circular a más de 90 km/h en autopistas y auotovías, a más de 80 km/h en carreteras convencionales ni a más de 70 km/h en el resto de vías fuera de poblado.

Umbral de tolerancia
Otra de las medidas puestas en práctica por la DGT consiste en la unificación -en todo el territorio en el que tiene competencia- del umbral de tolerancia con el que actúan los radares, de modo que “independientemente de la zona geográfica por la que se circule, el conductor va a saber cuál es la velocidad a partir de la cual cualquier radar va a sancionar”.

Dicho umbral de tolerancia va a ser de 7km/h cuando el vehículo circule a menos de 100 km/h y del 7% si la velocidad es superior a dicha velocidad. “El motivo de no aplicar a las velocidades inferiores a 100 km/h el porcentaje, sino el número concreto se debe a que a velocidades bajas es difícil percibir la velocidad concreta a la que se circula”, explican desde la DGT.

Como quiera que la velocidad de los vehículos industriales está limitada a 90 km/h, elumbral de tolerancia que se les aplicará será en todo caso de 7km/h, por lo que seránmultados a partir de los 98 km/h en autopistas y autovías, 88 km/h en carreteras convencionales y 78 km/h en el resto de vías fuera de poblado.

Radares visibles
Otra de las medidas estrella de la DGT en lo que a la gestión de la velocidad se refiere pasa por instalar todos los radares, tanto fijos como móviles, en lugares desde los que seanvisibles para los conductores. Desde la Dirección General de Tráfico explican que “los1.200 tramos de vías en las que se intensificará la vigilancia de la velocidad con radares móviles” podrán ser consultados en su web www.dgt.es, que también recoge la ubicación de los radares fijos.

Y es que, tal y como explican desde el propio organismo, el objetivo que persigue la instalación de radares en nuestras carreteras no es otro que el que sirvan “como medida de disuasión y prevención. La finalidad que se busca a través de la vigilancia y control de la velocidad es que los conductores respeten los límites de velocidad establecidos en general, y en particular en aquellos tramos identificados como potencialmente peligrosos. La denuncia no es, en ningún caso, el objetivo final”, zanjan desde la DGT.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *