España uno de los 20 países más atractivos para los inversores extranjeros, según A. T. Kearney

AMDPress.- Según el Ándice de Confianza de la Inversión Extranjera Directa (FDI Confidence Index®) -basado en una encuesta anual que la consultora estratégica A.T. Kearney realiza entre los máximos ejecutivos, responsables financieros y altos directivos de las 1.000 mayores empresas del mundo-, España es el decimoséptimo país más atractivo para los inversores extranjeros.

«“La liberalización del mercado y la adhesión a la Unión Europea a finales de los 80 permitió que España creciera rápidamente, que pudiese reestructurar su base industrial y que consiguiera una importante estabilidad macroeconómica. Además, y a pesar de la recesión que sufrieron los flujos de inversión mundiales a partir de 2000, la inversión extranjera en España siguió creciendo fuertemente alcanzando su máximo en el año 2002 con 44.000 millones de dólares», señala Manuel Nó, Presidente de A.T. Kearney Iberia.

Por otro lado, y debido a la competencia de Europa del Este y de Asia, España «â€œy a pesar de seguir siendo un país atractivo para los inversores extranjeros- ha perdido posiciones en el ranking: de los 29.000 millones de dólares que obtuvo en 2003, en 2004 pasó a obtener 18.000. La ampliación de la Unión Europea ha generado la aparición de nuevos mercados mucho más competitivos para los inversores extranjeros: los salarios en España son tres veces más altos que los de Polonia, República Checa o Hungría y nuestros ratios de productividad no consiguen compensarlos. Esa situación explica por qué España ha perdido atractivo para las empresas industriales «â€œ del noveno puesto que ocupaba el pasado año al decimocuarto actual-.

Sin embargo, España ha ganado atractivo para las empresas mayoristas y para el mercado de la distribución, hasta situarse como el décimo país más valorado por este sector. Esta situación se debe al aumento de los ingresos per cápita y a los ratios de crecimiento que está obteniendo el mercado minorista «â€œmuy superior a la media que obtuvieron la gran mayoría de países de la Unión Europea en los años 90-.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *