El veto a los camiones en las carreteras nacionales provoca ya las primeras protestas

El Gobierno quiere eliminar los camiones de 1.300 km de carreteras nacionales.
El Gobierno quiere eliminar los camiones de 1.300 km de carreteras nacionales.

El plan que desde el Gobierno plantea la prohibición de circulación de camiones a lo largo y ancho de más de 1.300 kilómetros de carreteras nacionales ha comenzado ya generar algo más que descontento entre los representantes sectoriales del mundo del transporte por carretera. De hecho, la intención de Fomento de obligar a pagar peaje a los vehículos pesados cuando la autopista circule en paralelo a la red gratuita ha llevado a Fenadismer a aclarar que aunque «los transportistas españoles son los primeros interesados en la mejora de la seguridad vial ello no se puede ser a costa de prohibir la circulación exclusivamente de una categoría de vehículos, en este caso, de los camiones, cuando sus índices de siniestralidad son proporcionalmente mucho más bajos que el resto de vehículos particulares«.

«Si el objetivo es reducir la siniestralidad en las carreteras nacionales se debería prohibir también la circulación de turismos y motocicletas y obligarles a circular también por las autopistas de peaje», llegan a decir desde la federación que preside Julio Villaescusa.

Con todo ello, entienden que «cualquier medida tendente al fomento de la utilización de las autopistas de peaje debe tener carácter voluntario, mediante el establecimiento de incentivos o la liberación del peaje de determinados tramos, como así se ha llevado a cabo en anteriores ocasiones, pero en ningún caso Fenadismser admitirá que dicha medida tenga carácter obligatorio, y que en consecuencia sean los transportistas los que la soporten a su cargo en beneficio de las empresas concesionarias de autopistas».

Llegados a este punto de radical oposición a una medida que fue anunciada el pasado 28 de enero por la directora general de Tráfico, María Segui, esta organización de transportistas recomienda otras iniciativas «menos gravosas y más eficaces» para reducir la siniestralidad como la aprobación de líneas de subvención para la introducción en los vehículos de dispositivos de seguridad y detección pasiva o mediante la conversión de las actuales carreteras nacionales en vías con carriles 2+1, «que han resultado muy exitosas en los países donde se encuentran implantadas».

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *