El transporte por carretera reivindica que impere el sentido común en la Administración

De izqda. a dcha., Jaime Rodriguez, director de Confebus, Ramón Valdivia, director de Astic, Juan José López, (BYD Auto), Dulsé Díaz. secretario general de CETM, y Juan José Gil, secretario general de Fenadismer.

«Necesitamos que los gobernantes tengan prudencia y conocimientos, y parece que faltan las dos cosas», reflexiona Ramón Valdivia, director general de Astic, ante la creciente aplicación de normativas que tienen que ver con la restricción de la circulación de vehículos destinados al transporte profesional de mercancías, ya sea en carretera abierta o en el centro de las ciudades.

El directivo de la organización de transporte internacional intervenía en una jornada celebrada en Madrid por el Club de Vehículos Industriales y Movilidad, en la que Dulsé Díaz, secretario adjunto de CETM, denunció que «la política de transportes para la carretera es absolutamente desafortunada a nivel local, regional, nacional y comunitario: directamente, no se nos escucha«, para criticar la estrategia legislativa por hacer cada vez más lenta la carretera frente a otros modos de transporte supuestamente más sostenibles.

«Falta sentido común en los políticos», apuntaba el directivo de CETM, «y falta coordinación en las restricciones de acceso, con lo que llegará el momento en que una misma furgoneta esté sometida a distintas normativas de acceso al centro de ciudades cercanas entre sí». «La sostenibilidad no debe ser sólo ecológica, debe ser también económica, fiscal y social», remató Dulsé Díaz.

Sobre el imparable crecimiento del comercio electrónico y sus diversas implicaciones, Juan José Gil, secretario general de Fenadismer, alertó de que «nuestras ciudades no están preparadas para absorber el crecimiento del comercio electrónico, y las administraciones públicas tienen que tomar conciencia de ello».

Nuevas propulsiones
Las nuevas tecnologías de propulsión para vehículos de transporte de mercancías por carretera no quedaron fuera de la mesa redonda sobre la situación del sector. «El transportista no sabe qué camión comprarse«, advirtió el portavoz de CETM, para añadir que «no hay nada peor que la incertidumbre» y reclamar la implementación de un plan de ayudas a las empresas de transporte para afrontar el incremento económico que conlleva la renovación de flotas con vehículos propulsados por energías alternativas.

«La tecnología eléctrica es bienvenida«, confesaba Juan José Gil, para matizar que «siempre que sea económicamente rentable y variables como el tiempo de carga y la autonomía permite la operatividad en condiciones reales». «No estamos enamorados del diésel«, opinaba por su parte Ramón Valdivia: «Si nos ofrecen una tecnología más eficiente, más barata y menos contaminante, la abrazaremos encantados, pero tiene que existir».

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *