El transporte navarro enumera los efectos negativos de la prohibición a camiones en la N121

El desvío por la A15 significa realizar el transporte internacional por una ruta con más kilómetros (aproximadamente 23,6 km).

En pleno debate público en Navarra sobre la posible aprobación de una restricción permanente a los camiones en la carretera nacional N-121 las asociaciones navarras de transportistas, Tradisna y ANET han planteado de su rechazo total a dicha medida restrictiva.

Así, cabe destacar que el desvío por la A15 significa realizar el transporte internacional por una ruta con más kilómetros (aproximadamente 23,6 km). Teniendo en cuenta que el coste directo de un vehículo pesado está en 1,3952 euros/km recorrido (ver último Observatorio de Costes del Transporte de Mercancías del Ministerio de Fomento, octubre 2019), se produce un incremento de coste en el trayecto de 32,92 euros. A mayor coste de transporte, menor competitividad de nuestros productos en los mercados.

Además, el coste que supondría circular por dicho desvío ascendería a 1,60 euros por el peaje de la AP15 en Sarasa (Navarra), el de la NI en Andoáin (Guipúzcoa) costaría 1,50 euros, el de Astigarraga (Guipúzcoa) 0,89 euros y por último el de Irún (Guipúzcoa) en la AP8 ascendería a 5,54 euros, para sumar un total de 9,53 euros por el conjunto de peajes. El incremento del tiempo de conducción ascendería a unos 20-25 minutos y el incremento de kilómetros y las pendientes pronunciadas de la A15 supondrán también un mayor incremento de consumo, con el consiguiente impacto medioambiental, sin duda superior al generado en la N121A. Si hablamos de un desvío obligatorio de los vehículos pesados en tránsito, en un día se estaría dando una vuelta al mundo innecesaria, es decir, unos 40.000 km (2.800 vehículos aproximadamente x 60% en tránsito x 23,6 km adicionales).

En la oposición a la medida los transportistas también argumentan que la alternativa propuesta (A15) es una ruta que puede calificarse como peligrosa por la orografía del terreno. Existen frecuentes desniveles que dificultan la conducción de los vehículos pesados, que llegan hasta las 40 toneladas. Por este motivo, además, el vehículo “sufre” un mayor desgaste de elementos como los frenos, suspensiones, neumáticos, etc., lo cual incrementa el coste del mantenimiento.

Por si fuera poco, aducen desde las organizaciones mencionadas, el efecto será negativo también para las gasolineras de la N121A, así como para los locales hosteleros, restaurantes y bares de la zona, y también los talleres mecánicos. Similar circunstancia se producirá con las arcas forales, ya que el Gobierno de Navarra obtendrá una menor recaudación fiscal por el Impuesto de Hidrocarburos.

Respecto a la siniestralidad, los últimos datos del informe de Policía Foral reflejan que los accidentes mortales causados por los vehículos pesados ascienden a uno en los últimos cuatro años, en el cual además no estuvo implicado ningún otro vehículo.  «En otras carreteras con un índice de accidentalidad con vehículos pesados muy superior, en las que han sido desviados obligatoriamente sin contar con el sector; se están cerciorando de que el hecho de no tener camiones genera exceso de confianza, distracciones y mayor velocidad de los turismos, con el consiguiente aumento de accidentes mortales», apuntan.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *