El rechazo del Gobierno a ayudas específicas al transporte acentúa la preocupación en el seno del sector

«El sector está funcionando con normalidad y no requiere de medidas normativas añadidas», apuntaba recientemente la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

El rechazo del Gobierno a la implantación de un plan de impulso específico al sector del transporte de mercancías por carretera no ha hecho sino incrementar la preocupación en el seno del sector acerca del grado de conocimiento por parte del Ejecutivo de la problemática real que están atravesando las empresas y los profesionales que se dedican a esta actividad.

Fue la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, quien recientemente confirmaba que en el caso del transporte por carretera no cree necesarias medidas de impulso en el contexto actual, llegando a afirmar que «el sector está funcionando con normalidad y no requiere de medidas normativas añadidas».

Ante este posicionamiento oficial, CETM recuerda que la carga de trabajo de las empresas de transporte ha disminuido considerablemente por la falta de actividad de nuestros clientes, y aquellas que se dedican al transporte de vehículos; al suministro de piezas y recambios; a la distribución de combustibles y productos químicos; al movimiento de contenedores; o las de mudanzas, por citar solo algunos ejemplos, han reducido tan drásticamente su actividad que la fuerte reducción de sus ingresos, por encima del 70% de media, está poniendo en riesgo su viabilidad y la continuidad de los negocios.

Tampoco están en mucha mejor situación aquellas empresas de transporte que están pudiendo trabajar porque sus servicios son indispensables para el tránsito de bienes de primera necesidad (material sanitario y de protección, medicamentos, alimentación, etc.), «ya que lo hacen en condiciones extremas y al límite de su aguante financiero, pues la imposibilidad de conseguir cargas de retorno está incrementando mucho los kilómetros recorridos en vacío y los tiempos de espera, lo que hacen que su actividad, ahora mismo, diste mucho de ser rentable», señalan desde la patronal.

En este contexto desde la organización que preside Ovidio de la Roza reclaman medidas excepcionales y de aplicación inmediata, orientadas exclusivamente a proteger tanto al tejido empresarial y a los cerca de 600.000 puestos de trabajo del transporte de mercancías por carretera, como a evitar que se pueda poner en peligro el buen funcionamiento de la cadena de suministro de sectores claramente estratégicos durante esta crisis.

«El Gobierno debe brindar su apoyo a las empresas de transporte a la mayor brevedad posible, lo que requerirá acciones en el ámbito laboral, financiero, tributario y europeo porque sin él, serán muy pocos los transportistas que puedan permanecer operativos una vez que finalice esta crisis sanitaria», advierten.

«Desconocimiento del Gobierno»
Las declaraciones de la ministra Calviño han provocado también la reacción de Fetransa, que no deja de mostrar su preocupación y desconcierto al entender que las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros «no responden a la realidad que vive un sector que se encuentra, una vez más, olvidado a pesar de ser clave tanto durante el proceso de crisis como en el posterior tiempo de recuperación».

«No es de recibo que Calviño anuncie que no se valora un paquete de medidas económicas de apoyo al transporte dando por hecho que existen otros sectores que requieren ayuda de forma imperiosa». «El transporte no está trabajando con normalidad, es más, las cifras de profesionales que no pueden ejercer su actividad en la actualidad supera con creces el 40% de la flota; transportistas de la industria, carburantes, distribución urbana, mudanzas, portacoches, entre otros muchos, no están ejerciendo actividad alguna, el resto se encuentra operando con cifras que se aproximan al 40% de descenso sobre la actividad normal. Asimismo, la falta de retornos obliga a realizar kilómetros en vacío, por tanto improductivos y ello supone perder la rentabilidad sobre cualquier servicio», relatan.

«Esta situación dista mucho de poder calificarse de normal, ya que la gran mayoría de los profesionales que pueden seguir trabajando lo están haciendo a pérdidas, con plazos de cobro alargados, con procesos de carga y descarga mucho más largos por las lógicas medidas de prevención y con la citada pérdida de los retornos», añaden en desde Fetransa, para denunciar también que las ayudas económicas facilitadas a los empresarios mediante préstamos ICO no llegan al transporte, «con lo que los bancos ofrecen condiciones claramente abusivas en muchos casos, con intereses que pueden llegar al 4,5%, sin periodos de carencia y con obligación de contratar productos asociados».

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *