El puesto de conducción de un camión no ha cambiado en 60 años en lo que se refiere a seguridad pasiva

«»»“El puesto de conducción de un camión no ha cambiado apenas en los últimos 60 años en lo que se refiere a seguridad pasiva»». Así de rotundo se mostró Ricardo Chicharro Sánchez, jefe del Servicio de Ensayos de Seguridad y Certificación de Vehículos del, durante su intervención en una jornada sobre seguridad, organizada por la Fundación Francisco Corell, el INTA y la Confederación Transporte por Carretera, celebrada recientemente.

Según Chicharro, el conductor de un turismo cuenta con el «»“morro»» del vehículo, situado delante y diseñado para deformarse absorbiendo energía, una columna deformable, un volante con airbag y un cinturón de seguridad con pretensor y limitador de carga. Por el contrario, «»“el conductor de un camión no cuenta con nada, excepto la masa del vehículo y la rigidez del chasis, dos elementos que intervienen a su favor en caso de chocar contra un turismo, pero que lo hacen negativamente en caso de impactar contra un obstáculo rígido»».

El responsable del INTA considera que parte de este problema podría solucionarse diseñando un vehículo de transporte de manera que su geometría se asemejase a la de un turismo. En este sentido afirma que en Estados Unidos, Centro o Sudamérica, Africa y Oriente Medio se puede ver que una buena parte de los camiones que por allí circulan tiene el motor y el delantero situados por delante del asiento del conductor, con el motor situado bajo un capot por delante de la propia cabina. «»“Sin embargo en Europa la situación es radicalmente distinta, ya que la UE ha marcado las dimensiones máximas autorizadas para los vehículos y esto afecta particularmente a los de transporte»».»

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *