El petróleo se abarata un 32% mientras el gasóleo sólo baja un 4,5%

El gasóleo representa más de un tercio de los costes de explotación de las empresas de transporte.
El gasóleo representa más de un tercio de los costes de explotación de las empresas de transporte.

A pesar de que el barril de Brent, de referencia en Europa, se ha abaratado más de un 32% desde el pasado mes de junio, el precio del gasóleo en los surtidores no ha evolucionado en consecuencia y sólo se ha visto reducido en un 4,5%. Mientras que a principios de verano el crudo se pagaba a 115 dólares y el diésel a 1,32 euros, ayer el petróleo cotizaba en los mercados a menos de 78 dólares y el litro de gasóleo cuesta, de media, 1,26 euros en las gasolineras españolas.

Una de las razones que podrían explicar esta diferencia en los comportamientos de ambos productos radica en la depreciación que el euro ha sufrido frente al dólar en los últimos meses (en junio, cada euro se cambiaba a 1,36 dólares, mientras que el pasado miércoles esa cantidad había descendido hasta los 1,24 dólares). Esta circunstancia propicia que el descenso en la cotización del Brent (que se paga en divisas norteamericanas) se note menos en los mercados europeos.

Sin embargo, hay otro motivo que podría justificar la disparidad en la evolución de petróleo y gasóleo y lo encontramos en los informes de supervisión del mercado de carburantes que publica periódicamente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El organismo supervisor viene denunciando desde hace tiempo que los márgenes que perciben los operadores petrolíferos presentes en España son muy superiores a los que se registran en otros países europeos.

Diferencias con Europa
Así, los datos correspondientes al mes de septiembre evidencian que el margen bruto de distribución (diferencia entre cotización internacional del producto y precio antes de impuestos) es muy superior en España con respecto a los que se registran en otros mercados europeos. Así, en nuestro país esa cifra se situaba en los 16,8 céntimos por cada litro de gasóleo, cuatro céntimos más que en Alemania y nueve más que en Francia.

Estas diferencias y la falta de correlación entre el precio del petróleo y de los carburantes han empujado a la asociación de consumidores Adicae a dirigirse a la CNMC para que investigue este “desajuste abusivo” que propicia que los usuarios “no se beneficien de las bajadas en la materia prima”.

La organización de consumidores hace referencia a un concepto que hace tiempo acuñó Luis Berenguer, expresidente de la extinta Comisión Nacional de la Competencia: “el efecto cohete y pluma”. Con esta gráfica expresión, Berenguer se refería a que la rapidez con la que los encarecimientos del petróleo se trasladan a los surtidores no tiene una equivalencia cuando la evolución de los precios es a la baja.

Sin embargo, las petroleras, por boca de su patronal AOP sostienen que “el precio de los carburantes en el surtidor refleja los movimientos del mercado internacional al por mayor”. Los operadores petrolíferos aseguran que “el precio antes de impuestos en el surtidor sigue los movimientos del coste de aprovisionamiento, tanto en las subidas como en las bajadas”.

Expediente a las petroleras
A pesar de los argumentos de la patronal petrolífera, la CNMC sospecha que las petroleras llevan a cabo “posibles prácticas restrictivas de la competencia”, motivo por el cual expedientó en septiembre del año pasado a Repsol, Cepsa, BP, Disa, Meroil y Galp. El organismo supervisor cree que estas empresas podrían estar coordinándose “en materia de precios, clientes y condiciones comerciales y en el intercambio de información comercial sensible”.

La CNMC dará a conocer el próximo mes de marzo el resultado del procedimiento sancionador incoado contra las principales petroleras españolas y arrojará luz sobre los procedimientos de fijación de precios del gasóleo, un producto que según el Observatorio de Costes del Ministerio de Fomento representa entre el 30% y el 40% de los costes de explotación de las empresas de transporte.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *