El nuevo Plan Moves deja fuera de las ayudas al transporte ligero con vehículos de gas

Para vehículos industriales de más de 18 toneladas propulsados por gas la ayuda a la compra ha sido establecida en 13.500 euros. Foto: Todotransporte.

La segunda edición del Plan Moves, que se enmarca dentro del Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de automoción presentado por el presidente Pedro Sánchez el pasado 15 de junio, incluye ayudas para la compra de vehículos comerciales ligeros y e industriales propulsados por diferentes energías alternativas.

En el caso de los vehículos industriales (más de 3,5 toneladas) se ha optado por mantener ayudas a vehículos propulsados por gas, tanto licuado como natural, «porque las alternativas eléctricas no cuentan con suficiente desarrollo», explican desde el Ministerio para la Transición Ecológica. No hay ni rastro de ayuda alguna a comerciales ligeros propulsados por gas, a pesar de que estos vehículos cuentan con la etiqueta ECO de la DGT.

Así, el Plan Moves II, que cuenta con una dotación de 100 millones de euros (45 millones en el plan de 2019) contempla ayudas directas a la compra de furgones de más de 3,5 toneladas con entre 3.600 y 4.500 euros según se trata de tecnología de gas licuado de petróleo o gas natural si el comprador es particular, autónomo o ayuntamiento. Si el comprador es una empresa la ayuda es de 2.250 euros para una pyme y de 1.800 euros si es una gran empresa, sin distinguir entre GLP y gas natural (consulta aquí las tablas con el detalle de las ayudas).

Para los camiones, por debajo de 18 toneladas las ayudas se han fijado en 5.400 (GLP) y 6.300 euros (gas natural) si el comprador es autónomo o ayuntamiento y en 5.400 euros para ambas tecnologías si el comprador es una empresa. Para vehículos industriales de más de 18 toneladas propulsados por gas la ayuda a la compra ha sido establecida en 13.500 euros. 

Eléctricos, híbridos e incluso de hidrógeno

El Plan Moves II contempla también ayudas para la adquisición de vehículos tanto comerciales como industriales con propulsión eléctrica pura, híbrida o incluso a partir de hidrógeno, con cantidades que oscilan entre los 2.900 y los 15.000 euros, según el tonelaje del vehículo, si existe achatarramiento o no y según el tipo de comprador (autónomo, pyme o gran empresa).

Además de financiar con ayudas directas la compra de vehículos, el plan afronta también ayudas para la instalación de infraestructura de recarga, entre otros capítulos. Los 100 millones del nuevo programa provienen de líneas presupuestarias asignadas al Instituto para el Ahorro y la Diversificación de la Energía (IDAE), dependiente de Miteco.

Las comunidades autónomas concretarán, en sus correspondientes órdenes, el reparto presupuestario entre las distintas actuaciones. No obstante, el Real Decreto establece que hasta el 70% podrá destinarse a la compra de vehículos alternativos; hasta un 50% podrá dirigirse a la implantación de puntos de recarga; y un mínimo de un 10% deberá dedicarse al incentivo de planes de trabajo o medidas adoptadas por los ayuntamientos como respuesta a las necesidades de movilidad asociadas a la crisis del Covid-19.

El programa Moves II estará coordinado por el IDAE y gestionado por las comunidades y ciudades autónomas, que deberán realizar las convocatorias correspondientes en sus territorios. El criterio de reparto del presupuesto se ha consensuado con la Conferencia Sectorial de Energía, el órgano de coordinación entre el Miteco y las administraciones autonómicas en esta materia, y está basado en el Padrón de habitantes publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *