El Grupo Renault suma fuerzas para asegurar la economía circular de sus vehículos eléctricos

El desmontaje y aprovechamiento de los minerales de las baterías es básico para asegurar su disponibilidad futura.

El fabricante de automoción francés Renault se ha unido con el gestor de recursos Veolia y la empresa química Solvay para completar la llamada economía circular en la vida de las baterías de los vehículos eléctricos.

De 2020 a 2030 se espera pasar de 10 millones de vehículos eléctricos a 30 millones circulando0 por las carreteras de todo el mundo, por lo que garantizar un acceso estable a los materiales que componen las baterías se ha marcado como un objetivo estratégico.

Las tres corporaciones asociadas buscan establecer una fuente de suministro sostenible y segura para los materiales estratégicos como el cobalto, el níquel o el litio. Para ello se ha planificado mejorar los procesos de reciclaje de baterías mecánicas e hidro metalúrgicas y, con la experiencia de cada empresa en su parcela, se replanteará la recolección de baterías de vehículos al final de su vida operativa, su desmantelamiento y la extracción y purificación de los metales por vías químicas.

Además de cerrar el ciclo vital de las baterías, la recuperación y purificación de los productos que contienen las unidades metalúrgicas y su reciclado para baterías nuevas reduce la huella ambiental de las futuras baterías de vehículos eléctricos. Las tres empresas que se unen ahora en esta alianza ya han estado colaborando y experimentando los procesos, por lo que ahora se construirá un centro de demostración preindustrial en Francia con plena capacidad para la extracción y purificación de los metales de las baterías.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *