El Gremio de Transportes y Logística de Cataluña muestra su rechazo al desvío de camiones hacia la AP-2 y la AP-7

Uno de los carteles que prohíben la circulación de camiones pocos días antes de la entrada en vigor de la restricción.

El Gremio de Transportes y Logística de Cataluña ha emitido un comunicado en el que “rechaza la prohibición de circulación de vehículos pesados de gran tonelaje, con un total de cuatro o más ejes, en la N-340 y la N-240, a su paso por entre las poblaciones de Peñíscola – L’Hospitalet de l’Infant y Altafulla – Vilafranca y a su paso entre les Borges Blanques – Montblanc”.

Los responsables de la mencionada organización sostienen que quienes integran el gremio están “totalmente comprometidos con la seguridad vial y entendemos que estas restricciones pueden mejorar el funcionamiento de la red en estos tramos, así como la disminución de la congestión y del nivel de emisiones en la N-340 y N-240”.

No obstante, aseguran “no estar de acuerdo con el carácter obligatorio de la medida, que implicará graves y costosos problemas para las empresas del transporte, incrementando los kilómetros recorridos y los tiempos para acceder o abandonar las vías de peajes”.

Las bonificaciones establecidas por Fomento, que fluctúan entre poco más del 42,5% y el 50% son consideradas por el gremio como “totalmente discriminatorias y con ánimo recaudatorio, ya que el desvío para los vehículos pesados es de carácter obligatorio, a diferencia de los vehículos ligeros los cuales pueden desviarse de manera voluntaria y estarán exentos de peaje en los tramos comprendidos entre Vilafranca Sur y Vinaroz/Alcanar, siempre y cuando realicen trayectos de ida y vuelta con origen y destino comprendidos en este tramo y con retorno en las 24 horas siguientes al tránsito en origen”.

El vicepresidente del gremio, Jesús Fluriach, ha asegurado que “el pago en ninguno de los casos repercute en el bien por la seguridad vial del sector, como podría ser la mejora de las zonas de parking para camiones. Eso supone una clara intencionalidad recaudatoria y no por el beneficio del bien común como viene pronunciándose”.

En su opinión, “el sector, siendo el enclave estratégico del desarrollo industrial, está llegando a asumir unos costes realmente elevados, desproporcionados y absolutamente sin visión estratégica”, ha destacado Fluriach, quien solicitará a Fomento “la suspensión de estas restricciones, a no ser que reconsidere que se apliquen exenciones en estos peajes”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *