El Gobierno intenta meter en vereda a las petroleras

Repsol
Repsol

El Ejecutivo “estudiará próximamente medidas de naturaleza impositiva que permitan rebajar el precio de los carburantes, así como ajustar los márgenes empresariales a la media de la zona euro”, pues en la actualidad son casi dos céntimos superiores en nuestro país. En cualquier caso, la intención del Ejecutivo es que esas iniciativas tengan consecuencias sobre las empresas y no sobre los consumidores

En este sentido, el ministro de Industria, José Manuel Soria, anunció ayer, 10 de septiembre, durante su intervención en Los Desayunos de TVE, que las propuestas impositivas que estudia Gobierno “serían medidas selectivas y en ningún podrían suponer la traslación del incremento de la fiscalidad al precio final, porque al final estaríamos en las mismas”

Preguntado sobre cómo piensa el Gobierno impedir esa repercusión del alza tributaria que tendrán que hacer asumir las petroleras al precio final de los carburantes, Soria explicó que “en 2008 Italia tomó medidas fiscales de este tipo -para gravar la actividad de las petroleras- y en paralelo el organismo regulador en materia de energía y competencia tomó medidas para evitar que se produjera esa relación con respecto a los precios”, por lo que subrayó que “tenemos la experiencia empírica de que eso es posible”

En cualquier caso, el titular de Industria se reunirá a lo largo de esta semana con las petroleras que operan en el mercado español para intentar convencerlas de que recorten voluntariamente sus márgenes. “Yo preferiría que lleguen a la conclusión de que no pueden estar incrementando los precios en un contexto como en el que estamos en España”, afirmó el ministro

Asimismo, el Gobierno analizará los contratos de abanderamiento que ligan a gasolineros y petroleras “para tratar de liberalizar el marco en el que se realizan, eliminar barreras de entrada y permitir cambios más fáciles en las estaciones de servicio con respecto a sus distribuidores con el fin de facilitar mayor competencia”. Así lo anunció el pasado viernes, 7 de septiembre, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros

Todo ello para tratar de frenar la escalada del precio de los carburantes, que acumulan varios récords a lo largo de las últimas semanas y han impulsado la inflación correspondiente al mes de agosto. Además, la vicepresidenta hizo suyas las palabras del expresidente de la CNC, Luis Berenguer, al recordar la teoría del cohete y la pluma para explicar la celeridad con la que el importe en los surtidores reflejan incrementos del crudo mientras que las bajadas del petróleo tardan mucho más en afectar al precio final de los carburantes.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *