El gasóleo nunca había estado tan barato desde enero de 2011

El precio del gasóleo podría incluso bajar más en las próximas semanas.
El precio del gasóleo podría incluso bajar más en las próximas semanas.

Hacía casi cinco años que los transportistas españoles no repostaban con el gasóleo tan barato. Más concretamente, para encontrar unos precios para el diésel similares a los que se registran en la actualidad -1,241 euros- debemos remontarnos a enero de 2011, cuando cada litro se pagaba, de media, a 1,202 euros.

La razón de este acusado y continuo descenso es la tendencia bajista que el petróleo viene protagonizando desde el pasado mes de junio, cuando el barril de Brent cotizaba a más de 111 dólares. Esta semana su precio marcaba 77 dólares antes de la reunión que la Organización de Países Productores de Petróleo, OPEP, mantuvo ayer, 27 de noviembre.

Durante el encuentro, el cártel petrolero decidió mantener la producción en 30 millones de barriles diarios pese a las opiniones de productores como Rusia, Angola o Venezuela, que se encuentran más cómodos en un entorno de precios de unos 90 dólares. Sin embargo, la opinión de los países del Golfo Pérsico se impuso y no se acordó un recorte de la producción que podría haber impulsado los precios al alza.

Las consecuencias a la decisión de la OPEP no se hicieron esperar y el barril de Brent, que había comenzando la jornada cotizando a unos 77 dólares, cayó un 9% hasta los 72 dólares y, según vaticina el gigante energético ruso Rosneft podría incluso llegar hasta los 60 dólares en un futuro próximo.

El gasóleo baja menos
Los datos confirman que en apenas cinco meses el precio del petróleo se ha visto reducido en más de un 35%. Pese a que, como hemos mencionado anteriormente, el gasóleo también se ha abaratado en el surtidor, su PVP no ha sufrido un desplome tan notable como el experimentado por el crudo. Así, cuando el barril de Brent se situaba en máximos anuales, el litro de diésel se pagaba a 1,331, un 6,7 más caro que en la actualidad.

La patronal de las petroleras, AOP, sostiene que “el precio de los carburantes en el surtidor refleja los movimientos del mercado internacional al por mayor”. Los operadores petrolíferos aseguran que “el precio antes de impuestos en el surtidor sigue los movimientos del coste de aprovisionamiento, tanto en las subidas como en las bajadas”.

Sea como fuere, los carburantes españoles son, antes de impuestos, de los más caros de la Unión Europea. E incluso tras ser aplicada la carga impositiva, el precio del gasóleo español se situó en noviembre por encima de otros países, como Francia, en los que tradicionalmente se registraba un precio superior.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *