El fin de la antigüedad máxima “ofrece una enorme ventaja competitiva a sujetos que ni siquiera debieran estar en el mercado”, denuncia el CNTC

Según el CNTC, la anulación del requisito tendrá como consecuencia la proliferación de flotas antediluvianas.

El Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) ha emitido un comunicado de prensa en el que denuncia que la anulación del requisito de antigüedad máxima para acceder al sector “ofrece una enorme ventaja competitiva a sujetos que ni siquiera debieran estar en el mercado”.

Tras la sesión celebrada hoy, 8 de octubre, el máximo órgano de representación de los transportistas sostiene que la eliminación de esta condición por el Tribunal Supremo tendrá como consecuencia directa que “cualquier persona que disponga de un vehículo de más de 20 años podrá acceder a la profesión”, dando lugar a “flotas antediluvianas, con las consecuencias que ello comporta, no solo para la seguridad vial y el medio ambiente, sino también para la calidad del servicio que se ofrece al consumidor final”.

En su comunicado, el Comité se pronuncia en términos muy duros tanto contra el Supremo como contra la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), de donde salió la petición para que el Alto Tribunal anulara el artículo 2.22 del Real Decreto 70/2019 en el inciso relativo a la antigüedad máxima de cinco meses de los vehículos a efectos de la obtención de una autorización de transporte de mercancías por carretera.

El organismo que preside Carmelo González asegura que “seguridad vial y salud pública, a juicio del organismo regulador y del Tribunal Supremo, son bienes de menor valor que la versatilidad de la profesión del transporte, o el bienestar del mercado del vehículo usado”.

Y es que, en opinión de quienes componen el CNTC, será precisamente el mercado de VO el que “va a verse favorecido a resultas de esta decisión, pues a partir de ahora deberemos acostumbrarnos a ver circular por nuestras carreteras a todo tipo de vehículos periclitados, realizando emisiones de cualquier naturaleza y poniendo en peligro la normal circulación del resto de los viajeros”.

Por eso, la nota de prensa difundida por el Comité sostiene que “este tipo de decisiones llenan de desconcierto a un sector afanado desde hace muchos años en la modernización de flotas, en el descenso de emisiones y en el cuidado de la seguridad vial, objetivos que, hasta la fecha, han supuesto la inversión de ingentes cantidades de dinero en la adquisición de vehículos limpios”.

Por el contrario, la eliminación del requisito de antigüedad máxima “envía al sector el mensaje de que cualquier vehículo vale para acceder al sector con tal de que haya pasado la ITV y desincentiva la inversión”. Por eso, hace un “llamamiento a la Administración para que, de inmediato, adopte las medidas que sean oportunas para evitar que el mercado de transporte se convierta en la selva”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *