El nuevo cabotaje, el descanso en cabina o el tacógrafo inteligente enfrentan sin remedio a los países europeos

La controversia en torno al descanso en cabina es uno de los asuntos que motivan la falta de acuerdo a nivel comunitario.

La tramitación del Paquete de Movilidad ha vuelto a sufrir un nuevo enfrentamiento entre los países europeos debido a la diversidad de intereses que confluyen en torno a este asunto. De hecho, la propuesta de la presidencia austriaca de la UE para “desatascar” su tramitación no ha conseguido el consenso de los Estados miembro y todo apunta que las negociaciones acabaran sin acuerdo durante este semestre, por lo que corresponderá a la presidencia rumana que ostentará el primer semestre de 2019 dar un nuevo impulso a este peliagudo tema.

La regulación del cabotaje, el descanso obligatorio en cabina y la introducción del nuevo tacógrafo inteligente son los aspectos clave que terminan por enfrentar a los países centrales, periféricos y del Este de Europa. Así las cosas, la propuesta austriaca ha supuesto un nuevo enfrentamiento entre los Estados miembros, habiéndose conformado tres bloques de países en función de los intereses nacionales representados, según informa Fenadismer, que cita fuentes del Consejo Europeo.

Así se ha constituido un grupo de países centrales y periféricos, entre los que estaría España, otro grupo conformado por los países del Este de Europa y un tercer grupo por países occidentales, aunque en función de las cuestiones a negociar varían las posiciones defendidas por los diferentes países.

Tras un año de tramitación del Paquete europeo legislativo de movilidad, el Pleno del Parlamento Europeo rechazó el pasado mes de junio dicho proyecto por las desavenencias existentes entre los diferentes Grupos Parlamentarios en función de los intereses nacionales representados.

Para tratar de “desatascar” esta situación de parálisis, las autoridades austriacas, que ostentan este semestre la presidencia de la Unión Europea, presentaron a principios de este mes de octubre un intento de propuesta de consenso en lo referente a trabajadores desplazados, tiempos de conducción y descanso, cabotaje e introducción obligatoria del nuevo tacógrafo digital inteligente.

Así, en relación a la propuesta de limitar la realización de un nuevo periodo de cabotaje hasta que hayan transcurrido 14 días desde el último cabotaje realizado, se oponen principalmente España, Portugal, Irlanda, Holanda y Luxemburgo.

Igual controversia suscita la prohibición de realizar el descanso semanal normal a bordo del vehículo, en la que los países occidentales no admiten la posibilidad alternativa de tomar el descanso a bordo si el vehículo se encuentra estacionado en un área de aparcamiento seguro y equipado, concretan desde la organización que preside Julio Villaescusa.

Por lo que se refiere a la introducción del nuevo tacógrafo inteligente a partir de 2024, tanto los países centrales como los periféricos y los del Este se oponen a su introducción obligatoria para todos los vehículos a partir de dicha fecha, a diferencia de los países occidentales que son partidarios de dicha obligatoriedad.

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *