Astic alerta sobre los «posibles excesos» en los controles en Francia

Astic subraya su apoyo al cumplimiento de la legalidad europea, pero "vistos los antecedentes", teme que esta medida pueda transformarse "en una persecución" contra empresas de otros países.
Astic subraya su apoyo al cumplimiento de la legalidad europea, pero «vistos los antecedentes», teme que esta medida pueda transformarse «en una persecución» contra empresas de otros países.

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera, Astic, alerta en una nota de prensa acerca de los posibles “excesos de control que pueden sufrir las empresas de transporte no francesas que circulen por territorio galo”. Esta advertencia se realiza tras hacerse pública la firma de un acuerdo firmado entre el ministro responsable del transporte en el país vecino, Fréderic Cuvillier, y seis ministerios más de su Gobierno para reforzar los controles relativos al transporte por carretera en su territorio en el marco trienal (2013-2015) de su programa de lucha contra la competencia desleal y el llamado “dumping social”.

El colectivo presidido por Marcos Basante subraya su apoyo al cumplimiento de la legalidad europea y “reconoce el derecho que asiste a los países miembros de la UE para legislar en contra de la competencia desleal”. No obstante, llama la atención sobre una “posible rigidez de las medidas a aplicar y un exceso de control a las empresas de transporte que no sean francesas”.

Astic “teme que, vistos los antecedentes, esta medida pueda transformarse en una persecución más o menos descarada contra empresas competidoras de otros países, por lo que insta a las autoridades españolas y a la propia IRU a permanecer vigilantes ante la aplicación de esta instrucción”.

El acuerdo interdepartamental francés prevé que los controles persigan el cabotaje ilegal, el empleo ilegal y velen por el cumplimiento de las regulaciones relativas a tiempos de conducción y descanso, entre otras. El propio Cuvillier ha advertido que reforzará la eficacia de las normas que protegen a las empresas y trabajadores franceses y las sanciones administrativas para conseguir un efecto disuasorio.

“Siento envidia sana de la coordinación que han mostrado los organismos vecinos”, declara el director general de Astic, Ramón Valdivia, quien añade que en Astic “tendemos la mano a las autoridades españolas para que entre todos, tanto las diferentes asociaciones del sector del transporte por carretera como la propia Administración, busquemos puntos de encuentro y soluciones a los graves problemas que nos afectan”.

Comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *