Anulada parcialmente por el Supremo la regulación sobre pérdida del requisito de honorabilidad

La decisión judicial supone admitir la impugnación presentada en abril de 2019 por el Comité Nacional del Transporte.

El Tribunal Supremo ha anulado parcialmente la regulación sobre pérdida del requisito de honorabilidad que estableció el nuevo Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres. La decisión judicial supone admitir la impugnación presentada en abril de 2019 por el Comité Nacional del Transporte, que consideró la nueva normativa poco garantista y entendió que reflejaba una trasposición incorrecta del Reglamento europeo que lo regula (consulta aquí la Sentencia).

Ahora, el Supremo ha declarado nula la regulación contenida en el nuevo ROTT sobre el procedimiento establecido para decretar la pérdida del requisito de honorabilidad, al resultar contrario a derecho «por la incorrecta trasposición» del Reglamento europeo que regula dicho requisito.

La sentencia, que anula un precepto entero del nuevo ROTT, señala que el procedimiento establecido se limita a un simple trámite de alegaciones, sin garantía alguna para el administrado, cuando debería haberse regulado un procedimiento administrativo completo. En palabras del propio Tribunal recogidas en la sentencia: «Por ello, hay que concluir que la finalidad de la exigencia del procedimiento administrativo completo tras la imposición de la sanción no puede ser sino el deseo que haya un procedimiento cuyo objeto específico sea precisamente la comprobación de si la pérdida de la honorabilidad es o no proporcionada».

A partir de este momento todos los procedimientos sobre pérdida de honorabilidad tramitados por las Comunidades Autónomas y por el propio ministerio quedarán sin efecto y sin posibilidad de tramitar nuevos procedimientos. Para Fenadismer esto supone que el Gobierno está obligado a tramitar un nuevo proyecto legal acorde con el contenido de la sentencia dictada por el Alto Tribunal.

Con todo, ya fue a finales del año pasado cuando el Ministerio de Transportes eliminó otro de los aspectos más controvertidos y lesivos de la nueva regulación sobre pérdida de la honorabilidad, el relativo a la temporalidad de la suspensión de las autorizaciones de transporte, que podía ser o no indefinida en función del año en que se dictase.

El nuevo ROTT, que vio la luz en febrero del año pasado, reguló los supuestos en que se puede perder el requisito de honorabilidad y las consecuencias de dicha pérdida. Entre los supuestos de pérdida se encuentra que la empresa transportista haya sido sancionada en vía administrativa por la comisión de una sola de un catálogo de 21 infracciones muy graves, aunque algunas de ellas no sean imputables a la empresa transportista, o bien de aquellas graves o menos graves cuyo Índice de Reiteración Infractora (IRI) alcance un valor igual o superior a tres. «De hecho, desde su entrada en vigor, son decenas de miles las notificaciones de comunicación de pérdida de la honorabilidad que los servicios territoriales de inspección de las Comunidades Autónomas han venido dirigiendo tanto a las empresas transportistas como a sus gestores», señalan desde la organización que preside Julio Villaescusa.

Las consecuencias de la pérdida de la honorabilidad son, además de la inhabilitación del gestor de transporte de la empresa transportista, la suspensión temporal de las autorizaciones de transporte, lo que en la práctica supone la paralización de la actividad de la empresa con la consiguiente pérdida de clientes, despido de trabajadores y quebranto económico.

 

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *