Anfacar alerta del colapso en las ITVs andaluzas a la hora de legalizar vehículos reformados

Los carroceros andaluces ven complicado superar la situación de colapso que se vive en las ITV de la región.

La Asociación Andaluza de Empresas Fabricantes de Carrocerías y Remolques para Vehículos Industriales y de Empresas Fabricantes de Remolques Agrícolas (Anfacar) ha difundido un comunicado en el que alerta del “retraso que supondrá poner al día todas las revisiones pendientes de vehículos reformados, que por ley, no pueden circular hasta ser autorizados por una ITV”.

Un día después de la reapertura de las ITVs andaluzas, la patronal carrocera regional recuerda que el cierre de estos establecimientos desde el pasado 14 de marzo “ha supuesto no poder realizar las inspecciones de vehículos a los que se les ha realizado una reforma para su adaptación a furgón frigorífico, ambulancia, equipos de conservación de carrera, emergencias, maquinaria agrícola arrastrada, etc.” o a aquellos a los que se les ha instalado un enganche trasero para remolque”.

Desde Anfacar subrayan que “estas reformas requieren aprobación de un expediente técnico con inspección por parte de una ITV” y que “hasta tanto no se cumpla este requisito el vehículo no puede circular”.

Hace casi un mes Anfacar pidió servicios mínimos en las estaciones de ITV andaluzas para que se pudieran ir inspeccionando y, en su caso, legalizando los vehículos sometidos a una reforma que requiriera su sometimiento a una inspección no periódica. La asociación afirma que “dado el tiempo transcurrido, y después de que el Ministerio no pudiese aceptar la petición de Anfacar, la situación ha provocado que con la reapertura de la ITVs en Andalucía, nos encontremos un gran volumen de vehículos en esta situación”.

A pesar del “contacto permanente” que Anfacar ha mantenido con la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, para que llegado este momento, “se tuviese previsto un protocolo especifico para los vehículos reformados que evitase colapso”, lo cierto es que ese colapso se ha producido “al acumularse los ya presentados antes del cierre de las ITV”, así como “los que se han incorporado hasta después de esa fecha”.

Lo que sí ha hecho la Junta de Andalucía es dedicar un grupo de personal técnico especialista que se encargará de estudiar los expedientes que llegan a las 70 ITVs de la región “con el objetivo de agilizar el estudio de la documentación necesaria para realizar reformas de importancia en los vehículos”. Y afirma el Gobierno regional que “con ello se minimiza el retraso que se genera en las estaciones y se unifican criterios”.

Pese a ello, los responsables de Anfacar aseguran ser “conscientes de que dada la actual demora, va a ser complicado a lo largo de estos meses poner al día el retraso acumulado que ya existía antes del cierre de las ITV, unido a todo el producido por el tiempo que las estaciones han permanecido cerradas, más los expedientes de trabajos realizados en este tiempo”. Por eso, la asociación va a “facilitar a los fabricantes carroceros y sus clientes, toda la información y asesoramiento que sea necesario”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *