UNO arremete contra Amazon por utilizar a particulares para el transporte de mercancías

Francisco Aranda es el secretario general de UNO.

La patronal logística UNO ha exigido que Amazon cumpla la legislación española laboral y de transporte, una vez que se han detectado que esta empresa, a través de Amazon Flex, así como otras compañías, “hacen reparto de paquetería en vehículos particulares sin cumplir los requisitos que exige la ley para esa actividad”.

Al mismo tiempo denuncia la existencia de sospechas “de que no se están cumpliendo las más mínimas normas de carácter laboral y de Prevención de Riesgos Laborales (PRL), lo cual podría suponer una explotación laboral, dando con ello una imagen de precariedad en el sector que no se corresponde con el resto de empresas que cumplen escrupulosamente la normativa laboral y de Seguridad Social”.

Así las cosas, desde UNO advierten de que si las autoridades no actúan estarían permitiendo competencia desleal por parte de empresas que se están saltando la normativa existente con la excusa de la digitalización”. Y si no actúan, remarcan, “se estará permitiendo una flagrante competencia desleal que puede llevarse por delante muchos miles de puestos de trabajo con garantías que se han creado en nuestro país”.

Desde esta patronal ponen en foco sobre las colas de vehículos particulares que se producen en las plataformas logísticas de estas empresas y que, según la normativa vigente, no son aptos para la realización de servicios de transporte de mercancías; así como de personas sin vinculación laboral con la empresa y que, además, tampoco están administrativamente autorizadas para la realización de dicho tipo de transporte.

UNO recuerda que el reparto de mercancías está claramente regulado en España, siendo necesario para facturar por la prestación de servicios de transporte “ser titular de una licencia o autorización que habilite para realizar el transporte”, tal y como indica el artículo 22 de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT).

Además, tanto el artículo 47 del reglamento de desarrollo de dicha ley (ROTT) como el Reglamento General de Vehículos definen el turismo como vehículo destinado al transporte de personas. “Es cierto que el Reglamento de Circulación regula cómo se debe transportar la carga en un turismo, pero siempre entendida como enseres propios y particulares del titular del vehículo, no como transporte de mercancías de terceros, que es considerado un servicio público y para el que se requiere una autorización de transporte. Por lo tanto, no es legal de ninguna forma hacer reparto en coches particulares“, relatan.

“No estamos a favor de precarizar esta actividad y de introducir la explotación laboral en el reparto de mercancías. Es más, si se permite este tipo de actuaciones a unas empresas queremos saber por qué a los demás se nos exige cumplir con la normativa favoreciendo un doble marco normativo que atenta a la libre competencia”, apuntan desde UNO.

Por otro lado, la patronal de logística y paquetería pone el foco en la normativa laboral que se exige a quienes participan en esas empresas, ya que toda prestación de servicios de transporte o mensajería realizada con habitualidad y en vehículo de menos de 2.000 kilos de Peso Máximo Autorizado (PMA) está legal y jurisprudencialmente considerada como laboral. “La economía digital no puede basarse en recortar derechos a los trabajadores, mediante prácticas que todas las demás empresas están en condiciones de realizar pero que constituyen un claro fraude de ley”, concluyen.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *