Un Brexit duro podría provocar nuevas medidas en puntos fronterizos y aduanas, advierten en CETM

Reino Unido es el quinto país de exportación y el octavo en importación para España.

La llegada de Boris Johnson al Gobierno británico continúa generando inquietud en el sector española del transporte de mercancías por carretera. Tras asegurar el primer ministro del archipiélago que habrá Brexit “cueste lo que cueste”, desde la Confederación Española de Transporte de Mercancías, CETM, avanzan que si la Unión Europea (UE) y Reino Unido no logran alcanzar un acuerdo, proceso conocido como ‘Brexit duro’, podrían implantarse nuevas medidas en los puntos fronterizos y aduanas.

De hecho, A la espera de las negociaciones que se puedan producir, el embajador de Reino Unido en España, Simon Manley, ha informado de las posibles modificaciones que tendrían lugar si Bruselas se niega a ajustar el acuerdo. Y es que las relaciones económicas entre España y Reino Unido son clave para ambos países, puesto que Reino Unido es el quinto país de exportación y el octavo en importación para España.

Desde el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, su directora, Pilar Jurado reconoce que las aduanas españolas llevarán a cabo “todos los controles necesarios que exige la UE”. Y pide a los transportistas que operen en el país británico que lleven toda la documentación a bordo del camión (pasaporte, Declaración sumaria de entrada (ENS) y declaración de seguridad) y que, además, se envíe telemáticamente.

La documentación para los transportistas europeos se mantiene igual, es decir, no hay documentos nuevos en proceso. El Gobierno británico ha confirmado que continúan vigentes los acuerdos sobre horas de conducción, reconocimiento del CAP, licencia comunitaria y cabotaje. En el caso del régimen TIR, ADR, ATP y Mudanzas no se presentan modificaciones.

Asimismo, desde la Administración británica recuerdan que será necesario que los transportistas lleven la tarjeta verde o la documentación que acredite el seguro del vehículo, en caso de no acuerdo. Una de las materias que suscita mayor polémica en el sector son los importes de los aranceles aduaneros. Reino Unido ya ha publicado la cuantía, pero no descarta que se produzca una subida de los precios.

Desde CETM piden a las empresas del transporte que hagan llegar toda su documentación a los puntos fronterizos y aduanas antes de la llegada a la frontera de la mercancía. Además, aquellas que necesiten importar o exportar a Reino Unido tendrán que estar dadas de alta en el EORI. Para los que realicen un volumen mayor de movimientos, es preciso que tramiten el alta como OEA (operador económico autorizado), un procedimiento que ayuda a simplificar los trámites en las aduanas.

Otro de los puntos a tener en cuenta es que, hasta el 31 de diciembre de 2020 los ciudadanos europeos podrán acceder a Reino Unido por tres meses mostrando su carnet de identidad. Después, si se produce el Brexit sin acuerdo y si necesitan permanecer más tiempo, deberán solicitar una autorización al departamento de Interior o bien abandonar el país.

En el caso de que se produzca el peor de los escenarios y el país británico se vea forzado a un ‘no acuerdo’, los productos de origen animal deberán someterse a los controles y legislación británica. “Las últimas declaraciones de Boris Johnson vaticinan que el “divorcio” entre la UE y Reino Unido no será fácil”, advierten desde la patronal del transporte.

En la página web de la Agencia Tributaria las empresas encontrarán toda la información pertinente y el acceso a los trámites necesarios como el registro del número EORI. Y desde la Administración española instan a las empresas a elaborar un plan de contingencia para poder afrontar cualquier posibilidad.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *