UGT califica ya de «despropósito» la gestión del fin del peaje en la AP-1 promovida por el ministro Ábalos

El 30 de noviembre la autopista AP-1 dejará de ser de peaje y revertirá al Estado.

La situación generada en la AP-1 (Burgos-Armiñón) como consecuencia del fin del peaje en esta autopista a partir del 30 de noviembre no es otra cosa que un «despropósito», según la valoración realizada por UGT, que ha convocado incluso una huelga en la actual concesionaria, Europistas, para todos los viernes del mes de noviembre desde el día 9 (días 9, 16, 23 y 30 de noviembre) desde las 14:00 horas y hasta las 22:00 horas, y para todos los domingos del mes de noviembre desde el día 11 (días 11, 18 y 25 de noviembre) desde las 12:00 horas y hasta las 24:00 horas.

El próximo 30 de noviembre finaliza la concesión administrativa de la Autopista AP-1 Burgos-Armiñón, y tal y como adelantó el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, el pasado mes de junio, la infraestructura revertirá al Estado y pasará a ser una vía sin peajes. «Desde aquella fecha, hasta hoy, el conjunto de los trabajadores y trabajadoras de la AP-1 ha sido testigo de múltiples declaraciones, algunas relacionadas con el futuro de sus puestos de trabajo, sin que, a un mes de la finalización, tengan más evidencias que la total y definitiva desaparición de sus empleos», denuncian desde el sindicato.

Así las cosas, la empresa Europistas ya ha comunicado a los representantes de los trabajadores su intención de extinguir la totalidad de los contratos. Mientras tanto, la Administración todavía no ha aprobado el concurso de conservación integral de esta infraestructura.

Pero el asunto no afecta únicamente a los trabajadores de la empresa concesionaria sino que de cara al conjunto de los usuarios, muchos de ellos transportistas (y más que lo serán desde el fin del peaje), «a estas alturas no se sabe ni cómo ni quién va a hacerse cargo de la vialidad invernal, la conservación y la seguridad de la autopista», critican abiertamente en UGT.

Con todo ello, en la central sindical abren la puerta a, «más pronto que tarde», abordar el modelo económico de las infraestructuras en nuestro país, «y así se lo estamos reclamando al actual ejecutivo», concretan. Ya advierten de que hasta que eso suceda, «no vamos a permitir que desaparezca ni uno de los más de 1.300 puestos de trabajo que peligran en las autopistas AP-1, AP-7, AP-4, AP-2, C-33, C-32 y C-31 (Europistas, Acesa, Invicat, Aumar)».

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *