Schmitz Cargobull alerta de la falta de control en España de la altura de los semirremolques

“Con nuestro producto cualquier cliente puede estar seguro de que no va a tener ningún problema en ningún país”, advierten en Schmitz Cargobull.

Schmitz Cargobull ha denunciado públicamente la falta de control que existe en España en cuanto al control de la normativa de dimensiones en la fabricación de semirremolques. De hecho, Javier del Mazo, product manager de la compañía, ha cifrado en cerca de 3.000 las unidades que llegan anualmente al mercado (de un volumen total que supera los 15.000 vehículos) que no cumplen con los requisitos en materia de dimensiones, especialmente en lo relativo a la altura, fijada por ley en cuatro metros.

“Estamos hartos de la ilegalidad con la que se fabrican los vehículos en España y vamos a tomar medidas al respecto en las instancias que corresponda ante la permisividad que hay en este capítulo”, advierte Del Mazo, visiblemente molesto con una realidad que califica de competencia desleal y que está provocando ya que Schmitz Cargobull haya perdido algunos pedidos “por negarnos a hacer algo ilegal”.

Desde este fabricante se critica también la labor de las estaciones de ITV, que llegado el momento de la primera revisión anual no realizan las comprobaciones necesarias para verificar que el semirremolque cumple con los datos reflejados en la ficha técnica. “Pedimos a la Administración que haga cumplir la normativa y las dimensiones que figuran en la ficha técnica, y esto no se está haciendo”, afirma.

Miguel Iglesias, director comercial de Schmitz Cargobull Ibérica, advierte por su parte de que si llegado el caso un vehículo que no cumple la normativa se ve implicado en un accidente con víctimas mortales puede llegarse a derivar hasta una responsabilidad penal para el fabricante, e insiste en que en su compañía no se fabrica ningún vehículo por encima de los cuatro metros de altura más una tolerancia de 15 milímetros. “En Centroeuropa los controles son cada vez más exhaustivos y con nuestro producto cualquier cliente puede estar seguro de que no va a tener ningún problema en ningún país”, destaca.

Ante la posibilidad de que la Administración española modifique la normativa y acepte finalmente la circulación de vehículos de hasta 4,5 metros de altura, tal y como se ha venido reclamando desde hace tiempo por determinados sectores productivos, Javier del Mazo insiste en que “la aprobación de los 4,5 metros de altura sería una aberración y una temeridad: no hay ningún vehículo preparado para circular con esa altura”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *