Puertos del Estado pone en marcha una estrategia de transporte sostenible

La Comisión Europea prevé que el volumen de mercancía en los puertos del Viejo Continente en 2030 será un 50% mayor que el registrado en 2001.

El Ministerio de Fomento ha hecho público un comunicado en el que anuncia la puesta en marcha de una Estrategia de Transporte Sostenible en Puertos que se implantará en las instalaciones que componen el sistema portuario de titularidad estatal.

Dentro de ese marco global se incluyen algunas medidas ya implantadas desde hace tiempo, como el impulso a las autopistas del mar y al transporte ferroviario con origen o destino en las terminales portuarias o la mejora de la movilidad de vehículos pesados en el entorno portuario, así como otras iniciativas de nuevo cuño.

Entre ellas, Fomento subraya el desarrollo de las energías alternativas en el transporte; la mejora de la eficiencia energética e impulso al uso de energías renovables; el control de las emisiones difusas en la manipulación de graneles sólidos y líquidos; la mejora de la trazabilidad y el grado de valorización de los residuos; la valorización de los residuos de construcción en rellenos portuarios; la optimización de la respuesta ante emergencias por contaminación marina; la contribución a la mejora de la calidad del agua y sedimentos de los puertos; la contribución a evitar el vertido de desechos procedentes de buques al mar; y la optimización de la gestión y uso del agua en puertos”, destacan desde el Ministerio.

Todas estas iniciativas son tanto más importantes si tenemos en cuenta el previsible incremento del tráfico portuario en los próximos años. En este sentido, la Comisión Europea señala en su informe ‘Puertos: Motor de Crecimiento‘, que en un escenario de crecimiento reducido” el volumen de mercancía movido por los puertos de la Unión en el horizonte 2030 será un 50% mayor que el registrado en 2001, año en que ya se habían alcanzado los 3.700 millones de toneladas”.

Por ello, tanto la Administración comunitaria como la nacional consideran “vital desarrollar estrategias dirigidas a evitar que el incremento en las necesidades de transporte esté acompañado de un incremento equivalente de infraestructuras, consumos energéticos, e impactos al entorno natural”, de modo que se pueda “mantener el crecimiento reduciendo las externalidades ambientales”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *