Prueba Scania S730: Exclusividad por los cuatro costados

Con el V8 de 730 cv y la cabina S Highline, Scania ofrece la máxima expresión en habiltabilidad y potencia de su nueva generación de camiones. Foto: José Ramón Ladra.

Por Silvio Pinto.- Yo, para ser feliz… quiero un camión. Y la máxima expresión la tenemos en el modelo que da valor a nuestras páginas. “Loquillo” cualquiera se volvería, a los mandos del CAMIÓN con mayúsculas, el Scania S730 Highline, el vehículo industrial más exclusivo que se comercializa en el Viejo Continente.

Por ese motivo, con mayúsculas merecería redactarse toda la prueba, pues estamos ante el nuevo camión más exclusivo que se comercializa en Europa. La exclusividad comienza con la arquitectura en V de sus ocho cilindros, única en motores pesados. Continúa con su piso plano, que vio la luz en agosto del pasado año en la presentación de esta nueva generación de camiones, bajo la denominación S, y se completa con algunas otras características que trataremos de señalar a lo largo de esta prueba.

Lo cierto es que con el V8 de 730 cv y la cabina S Highline, Scania ofrece la máxima expresión en habiltabilidad y potencia de su nueva generación de camiones. Una opción que permite obtener las medias de velocidad más elevadas del mercado pero también unos consumos extraordinariamente bajos cuando aplicamos una conducción económica. Y todo ello a bordo del vehículo más exclusivo del mercado.

LEA LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE O CONSULTE NUESTRO BUSCAPRUEBAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *