Prueba del Scania P280: Punta de lanza

La adopción del nuevo motor de siete litros supone un impulso para la nueva generación de la serie P de Scania.

Por Silvio Pinto.- La adopción del nuevo motor de siete litros supone un impulso para la nueva generación de la serie P de Scania, que amplía su radio de acción con unos propulsores que rebajan la tara del vehículo pero sin renunciar a los sistemas más acreditados de las series de carretera. Se trata por tanto de la nueva punta de lanza de la marca sueca para la distribución.

Y es que lo primero que llama la atención al subir a este pequeñín de dos ejes es precisamente que no parece el benjamín de la familia. Ya lo hemos reiterado en anteriores ocasiones: Scania cuida sus gamas inferiores con el mismo mimo que a las más prestigiosas series S y R, y esa filosofía hace que sus menores destaquen respecto a la mayor parte de la competencia. Y con la adopción de la nueva mecánica de siete litros este detalle se acentúa, pues ahora su serie P puede competir en un mercado más amplio, que antes le quedaba limitado.

La inclusión del DC07 en la serie P permite a Scania jugar en igualdad de condiciones en el segmento de la distribución y el reparto, en el que todas las marcas compiten con mecánicas del entorno de los siete litros. Igualdad de condiciones en oferta de motores pero cierta ventaja en cabinas, pues la nueva serie P es un referente en seguridad, habitabilidad, calidad de vida a bordo y, ahora, con la incorporación del nuevo sistema de visión aérea, en visibilidad.

LEE LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE O CONSULTA NUESTRO BUSCAPRUEBAS

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *