Prueba del Opel Vivaro Cargo 2.0 122 cv: Repartidor elegante

El nuevo Vivaro supone un cambio significativo en la oferta de Opel para el segmento de los furgones más compactos.

El nuevo Vivaro supone un cambio significativo en la oferta de Opel para el segmento de los furgones más compactos. Un vehículo que requerirá una estrategia de ventas ligeramente diferenciada, para ampliar el número de clientes potenciales. Hasta 1.400 kg de carga útil, cinco motorizaciones diferentes (con un nuevo tope de potencia de 177 cv), tres longitudes (la más compacta de solo 4,60 m) y una altura exterior en torno al 1,90 m, son algunos de los argumentos con los que, de entrada, el nuevo Opel Vivaro se desmarca de su antecesor.

Y es que con la entrada de Opel en la familia PSA se ha hecho necesario sustituir un magnífico furgón, que estaba en la plenitud de su vida comercial (pues no se trataba de un modelo próximo a descatalogarse), por el fabricado por PSA. Afortunadamente, Opel se ha beneficiado del buen momento en el que se encontraba (se encuentra) el llamado nuevo Vivaro, y puede competir de tú a tú frente al acreditado Vivaro (ahora ya sin su nombre y luciendo insignias de otras marcas), y poner sobre la mesa algunas ventajas sobre aquel.

Algunas ya han sido mencionadas (más carga útil, más motorizaciones, un nuevo tope de potencia, una altura exterior menor (que aumenta su polivalencia en el acceso a garajes), más longitudes, y una nueva versión que le va a permitir entrar a competir en parte con el segmento inferior, los antaño denominados derivados de turismo, con el consiguiente previsible aumento de ventas. En definitiva, podemos concluir que con el nuevo Vivaro Opel ha salido ganando en no pocos aspectos.

LEE LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE O CONSULTA NUESTRO BUSCAPRUEBAS

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *