Prueba del Ford Transit Custom 130 cv: En el momento dulce

La Ford Transit Custom del 2018 recibe el primer restyling desde que se presentara en sociedad con el título de Van of the Year 2013. Unos cambios muy acertados que lo impulsan para afianzarse como vehículo de referencia en su
segmento.

En un primer golpe de vista, la nueva Custom de Ford es fácilmente reconocible, puesto que los cambios llevados a cabo no rompen con la imagen de la anterior, que es como debe ser un buen rediseño.

Uno de ellos es la calandra del radiador que, tomando el aire de familia de otros productos de la marca del óvalo, acerca su silueta a esta forma, mientras que su posición asciende unos centímetros para acaparar en una sola pieza las dos del modelo anterior. Esta decisión trae aparejada el cambio del sistema de apertura del capó, que por fin prescinde de la llave para su desbloqueo.

Los grupos ópticos delanteros también han experimentado una ligera variación en sus vértices interiores aunque llaman más la atención por el acertado diseño de la luz día que, ahora con tecnología led, recorre todo el perímetro de los mismos para lograr una imagen de mayor empaque.

También se han modificado los inferiores, que han cambiado su redondez por un estilo “poligonal”, más en consonancia con el resto de las formas que se observan en su frontal. Zaga y perfil no presentan diferencias visibles de importancia, pero cuando nos adentramos en la cabina, la cosa cambia.

LEA LA PRUEBA COMPLETA EN LA REVISTA TODOTRANSPORTE O CONSULTE NUESTRO BUSCAPRUEBAS

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *