Pablo Bordils (Transnugon): “No estoy dispuesto a hundir el mercado por haber sabido encontrar ventajas competitivas”

Pablo Bordils está al mando de Transnugon desde hace apenas un par de años.

«Yo no estoy dispuesto a hundir el mercado por el hecho de haber sido capaz de encontrar ciertas ventajas competitivas«. Éste es sólo uno de los titulares que se desprenden de la entrevista que Pablo Bordils, máximo responsable de Transnugon concedió a Todotransporte en nuestro número correspondiente al mes de mayo.

Las ventajas competitivas a las que alude Bordils no son otras que operar utilizando camiones propulsados por Gas Natural Licuado (GNL) que repostan en una instalación de suministro que la empresa valenciana tiene en su base, con el consiguiente ahorro en el que representa el principal coste de explotación de una compañía transportista: el combustible.

Bordils viene de sectores ajenos al transporte de mercancías por carretera y quizá sea precisamente esta circunstancia la que le empuje a pensar de una forma que alguien con una trayectoria más dilatada en el sector podría considerar atípica.

Cuando uno de los camiones de Transnugon sale de su territorio habitual Bordils cobra un precio fijo diario por ese vehículo. «Si el cliente quiere un camión a gas, pues fantástico, yo se lo pongo. Un camión a gas que haga tantos kilómetros al día cuesta tanto. Si hace más kilómetros me los pagas y si no trabaja porque tú no le das trabajo, lo pagas tú también. Y me lo aceptan porque cobro lo que tengo que cobrar”, sostiene Bordils.

En palabras del máximo responsable de Transnugon, esa política ha hecho “un favor” a algunos de sus clientes. “Como tienen que moverlo bien para que se vaya pagando, pues al final se han dado cuenta de que a cada camión le podían sacar un viaje más todos los días, sea de gas o de gasoil. Pero claro, como presiona a su gente para que el camión no esté parado, se da cuenta de que ese vehículo podía haber rodado más antes. Y al final es una llamada telefónica de más al día”, destaca Bordils.

Una segunda generación temerosa
Durante la entrevista con Todotransporte Bordils toca muchos otros asuntos que contempla con la refrescante mirada de quien es prácticamente un recién llegado al sector pero viene con las ideas más que claras.

En su opinión, “uno de los principales problemas de muchas empresas de transporte es que la segunda generación no tiene las ganas de arriesgarse que tenía la primera. Muchos no quieren avalar las operaciones. ¡Claro! ¡Y yo tampoco! Pero si tu padre tenía 10 camiones y ahora con la historia de los tenders te bajan el precio un 10%, pues lo más normal es que para vivir igual necesites 20 camiones en lugar de 10. Y hay que trabajar más, claro. Y para eso tienes que comprar camiones y perder el miedo a firmar para incorporar recursos productivos a tu empresa«, sostiene Pablo Bordils.

Lea aquí la entrevista completa a Pablo Bordils publicada en el número de mayo de Todotransporte.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *