«No son los camiones y las mercancías los causantes de los mayores problemas asociados a la movilidad», claman desde Guitrans

«Está claro que el peaje implantado discrimina al transporte pesado y adjudica toda la responsabilidad y la carga de la financiación de las infraestructuras al sector del transporte de mercancías por carretera», denuncian en la organización guipuzcaona de transportistas.

Tras conocerse la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estimando el recurso interpuesto por el Comité Nacional del Transporte por Carretera en la que se declara nula la Norma Foral 6/2018, que estableció una modificación de los peajes iniciales implantados en la N-I y A-15, Guitrans ha querido valorar en detalle aspectos relevantes que tienen que ver con la imposición de peajes a los vehículos pesados

«Esta sentencia nos parece positiva en la medida en que cuestiona un sobrecoste inasumible para el sector. A nuestro juicio, está claro que el peaje implantado discrimina al transporte pesado y adjudica toda la responsabilidad y la carga de la financiación de las infraestructuras al sector del transporte de mercancías por carretera. En Echegárate el 56% de los vehículos que transitan son ligeros y en Andoáin el 84%, pero solo pagan peaje los vehículos pesados, con lo que el principio de que quien usa paga, no se aplica. Al contrario, una vez más, se endosa al transporte la responsabilidad de financiar las infraestructuras, sin tener en cuenta su delicada situación», denuncian.

Además, «el supuesto mayor impacto del transporte pesado no es real», añaden, ya que «no son los camiones y las mercancías los causantes de los mayores problemas asociados a la movilidad, sino los viajes de personas en un vehículo privado y por carretera». Desde Guitrans, recuerdan, se han posicionado siempre en contra de los peajes, «no hemos cambiado en ningún momento el discurso, independientemente del color del ejecutivo que estuviera gobernando».

Detrás de este posicionamiento hay razones de peso que justifican el rechazo a este peaje, ya que el transporte paga vía impuestos anualmente 23.000 millones de euros en el Estado, de los que más de 7.000 millones corresponden a impuestos específicos del sector. Tan solo la fiscalidad específica supone que un camión aporta 0,1132 euros/vehículo-kilómetro de impuestos. Esta aportación justifica por sí misma el uso que el transporte realiza de las infraestructuras y este peaje no hace sino someterlo a una doble imposición, «a nuestro juicio injusta y discriminatoria», señalan.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *