Los transportistas exigen a la Diputación de Guipúzcoa que no aplique más peajes

Los pórticos de peaje se sitúan en los extremos norte y sur de la provincia.

Las organizaciones representadas en el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) han exigido hoy, 29 de septiembre, a Aintzane Oiarbide, diputada foral de Infraestructuras de la Diputación Foral de Guipúzcoa, que la Administración provincial no aplique finalmente los peajes que planea implantar a partir del próximo mes de enero.

Cabe recordar que la Diputación Foral de Guipúzcoa pretende poner en marcha peajes para los camiones de más de 3,5 toneladas que circulen tanto por la N-I (Madrid-Irún) como por la A-15 (Navarra-Guipúzcoa) “mediante la instalación de tres pórticos de control del pago de los peajes en Irún, Andoaín y Echegárate, lo que supondrá para los más de 6.000 camiones que diariamente circulan por dichas vías abonar un canon de hasta 10 euros por trayecto”, subrayan desde Fenadismer.

Durante un encuentro con Oiarbide, las asociaciones de transportistas han expresado “su absoluto rechazo a la nueva medida impositiva”. Y es que afirman que, al haber situado los pórticos de peaje exclusivamente en los extremos sur y norte de la provincia, se percibe “una clara voluntad de eximir de su aplicación a los transportistas locales y gravar exclusivamente a los transportistas del resto de España, que utilizan dichas carreteras como tránsito obligado hacia el resto de Europa”.

Los transportistas ya pagan
Desde Fenadismer explican que los responsables del CNTC han recordado a la diputada foral que “los transportistas del resto de España ya contribuyen sobradamente vía impuestos al mantenimiento de las carreteras guipuzcoanas”, como evidencia el hecho de que “en dicha provincia se suministraron en 2016 más de 780 millones de litros de gasóleo A, principalmente procedentes de los vehículos de transporte, lo que supone un porcentaje casi un 400% superior al consumido en otras provincias españolas con una flota de transporte similar a la guipuzcoana”.

Gracias a esta actividad, la Diputación Foral recaudó sólo a lo largo del pasado ejercicio 380 millones de euros en concepto de Impuesto de Hidrocarburos, cantidad que, según recuerdan desde Fenadismer, “contrasta con los apenas 44 millones de euros que destinaron en sus presupuestos al mantenimiento de carreteras”, de los cuales “sólo 15 millones” se dedicaron a carreteras generales.

Bruselas no avala los nuevos peajes
Durante el encuentro con Aintzane Oiarbide, los transportistas han recordado además que, pese a lo manifestado hace pocas fechas por el diputado general foral de Guipúzcoa, Markel Olano, la Unión Europea no ha “bendecido” los nuevos peajes vascos.

Es más, un informe emitido recientemente por la Comisión Europea “sólo valida la metodología utilizada para el cálculo de la tasa, pero expresamente señala que no entra a valorar otros aspectos del nuevo peaje guipuzcoano, entre otros, el posible discriminatorio recogido en la norma foral”.

De hecho, el análisis de esta cuestión corresponde a los tribunales y, conocedor de esta circunstancia, el Comité Nacional de Transporte por Carretera interpuso el pasado mes de febrero un recurso contencioso-administrativo -pendiente aún de resolución judicial- ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco solicitando la anulación de los peajes que pretende implantar la Diputación Foral de Guipúzcoa.

En cualquier caso, los transportistas han reiterado su rechazo frontal al establecimiento de los nuevos peajes guipuzcoanos, por lo que se plantearán “llevar a cabo diferentes medidas de presión” como protesta contra esta iniciativa. Esas acciones “serán concretadas este mes de octubre”, si bien las organizaciones integradas en el CNTC han manifestado su “predisposición a abrir una línea de diálogo con la Diputación General que evite dichas movilizaciones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *