Los cargadores persiguen la ejecución de cinco medidas prioritarias para activar su competitividad

Mantener, hasta que los índices de recuperación sean positivos, las exenciones adoptadas por las Administraciones públicas durante el estado de alarma para favorecer y agilizar el transporte de mercancías, constituye uno de los puntos demandados.

La activación e incentivación de la competitividad de las empresas cargadoras está íntimamente relacionada con la ejecución de cinco medidas consideradas prioritarias por las asociaciones Aeutransmer y Transprime, que recuerdan que las compañías de esta rama de actividad han sufrido, durante la crisis sanitaria, «una significativa alteración de la demanda, lo que ha provocado un desequilibrio en los volúmenes de mercancía cargada, con incrementos y caídas extremas que han repercutido en toda la cadena de suministro».

Para ambas organizaciones la activación e incentivación de la competitividad de las empresas cargadoras dará lugar a la generación de riqueza entre todos los intervinientes en el flujo logístico, al tiempo que se consigue llegar en mejores condiciones a un usuario final que ha sufrido una pérdida de poder adquisitivo, explican.

En este complejo escenario, los cinco ejes defendidos por las citadas asociaciones de cargadores son:

  • Mantener, hasta que los índices de recuperación sean positivos, las exenciones adoptadas por las Administraciones públicas durante el estado de alarma para favorecer y agilizar el transporte de mercancías (eliminación de restricciones, extensión de la validez de la documentación de vehículos y conductores, etc.). Esto facilitaría el trabajo de las empresas de transporte, cuya actividad es esencial para el desarrollo económico.
  • Los flujos de exportación e importación van a jugar un papel fundamental en la reactivación del mercado, por lo que resulta necesario eliminar aquellas trabas económicas que podrían resultar extremadamente gravosas en estos momentos. Por ello recomendamos eliminar la tasa portuaria a la mercancía, que no tiene equivalencia en otros países europeos, y reducir la tasa de ocupación, limitando así el impacto de una posible congestión de carga en el sistema portuario.
  • El e-commerce debe continuar movilizando el consumo pero, para ello, es necesario facilitar esta actividad y hacerla más eficiente. Las medidas sobre movilidad adoptadas por los ayuntamientos durante el estado de alarma deberían igualmente prorrogarse hasta que se hay producido una recuperación efectiva pero, además, es preciso asegurar un criterio unificado para que todos los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes permitan el acceso a camiones de, como mínimo, 18 toneladas, y posibiliten la distribución tanto diurna como nocturna de mercancías.
  • Es de vital importancia avanzar en la normativa para impulsar la digitalización de la documentación de transporte en el ámbito público y en el privado. De esta manera se aseguraría que los conductores y el personal de verificación de la documentación cumplen las medidas sanitarias recomendadas, al tiempo que se agilizarían los procesos, reduciendo tiempos y aprovechando mejor los recursos.
  • Los tráficos de mercancías con las islas e interislas deben estar garantizados mediante el establecimiento de redes seguras y estables de transporte que eviten su interrupción. Además, se debe abrir un canal de información permanentemente actualizado sobre su funcionamiento.
Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *