Las medidas de Ábalos para el transporte no logran desconvocar el paro sectorial

Las medidas han sido detalladas en rueda de prensa por el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

El Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros de este 7 de julio una serie de medidas destinadas al sector del transporte de mercancías por carretera, que han sido detalladas en rueda de prensa por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. Se trata de una moratoria en el pago de los leasing y renting de los camiones y autobuses, una ampliación del plazo para pasar la ITV y la prórroga del visado de las autorizaciones de transporte (consulta aquí el BOE con el detalle de las medidas).

La valoración a estas decisiones no ha tardado en llegar desde CETM, organización que valora que aunque es cierto que, en principio, las medidas anunciadas hoy responden a parte de las reivindicaciones planteadas por el CNTC, en opinión de la patronal que preside Ovidio de la Roza «no atienden las reclamaciones principales que el sector ha venido demandando y no son suficientes para evitar el paro patronal que hay convocado para los días 27 y 28 de julio».

Desde Fenadismer, por su parte, reconocen también que las medidas aprobadas figuran entre las reclamadas por el sector, para añadir, sin hacer referencia alguna a la convocatoria de paro sectorial, que «el resto de reivindicaciones que viene demandando las organizaciones de transportistas se negociarán con el Gobierno en las próximas semanas».

Entre las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros de hoy está la del establecimiento de una moratoria en el pago a las entidades financieras de las cuotas mensuales de financiación de los vehículos de transporte (leasing y renting principalmente), de modo análogo a como se aprobó en abril para los créditos hipotecarios para las personas en situación de vulnerabilidad.

Aunque la moratoria de los leasing y renting para vehículos ya fue aprobada por el Gobierno a finales de mayo, sin embargo la regulación establecida limitó en la práctica la posibilidad de acogerse en el sector del transporte a dicha medida extraordinaria, ya que de una parte excluía a las empresas societarias, que suponen una cuarta parte del sector, y en el caso de los autónomos debían cumplir los requisitos exigidos para ser considerados vulnerables económicamente, condicionándolo a un umbral de facturación mensual de imposible aplicación en el sector del transporte por carretera, recuerdan desde la organización que preside Julio Villaescusa.

Así, el Gobierno ha aprobado modificar dicha regulación para posibilitar que los autónomos y empresas de transporte, tanto de mercancías como de viajeros, puedan acogerse a una moratoria en el pago en la financiación de los vehículos de transporte, bastando acreditar ante la entidad financiera que como consecuencia de la crisis sanitaria se ha producido una caída sustancial en su facturación de al menos el 40% respecto del año anterior, aunque habrá que esperar al texto definitivo que se apruebe en el BOE para conocer los detalles exactos de la medida aprobada. Esta medida permitiría un aplazamiento de hasta 250 millones de euros para el transporte discrecional de viajeros y de hasta 330 millones de euros en el caso del transporte de mercancías.

Por otra parte, el Gobierno ha aprobado una medida transitoria para dar solución al colapso de las estaciones de ITV tras la paralización de su actividad durante el estado de alarma. Y es que se ha accedido a prorrogar tres meses la validez de las ITV que caduquen entre el 21 de junio y el 31 de agosto, para de esta forma evitar la paralización de miles de vehículos particulares y de transporte que durante estos meses no conseguían una cita previa antes de que les caducara.

Al mismo tiempo, el Gobierno ha aprobado ampliar el visado de las autorizaciones de transporte un año más, alargando el plazo límite para que todos los titulares de autorizaciones puedan visar durante todo 2021, para de este modo resolver el problema de las autorizaciones de transporte público de mercancías que habían quedado sin visar durante los meses que duró el estado de alarma, y que tantos problemas de índole administrativo y de desarrollo de su actividad estaba ocasionando a sus titulares.

Como consecuencia se produce una readaptación del calendario anual para realizar el visado, ya que a partir de ahora los titulares de autorizaciones de transporte público de mercancías y operadores de transporte visarían en los años impares y las de viajeros y transporte privado en los años pares, por lo que en consecuencia las empresas que hayan visado este año no volverían a hacerlo hasta 2023.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *