La UETR cuestiona a Francia por imponer señales de ángulos muertos a los vehículos extranjeros

Todos los camiones que transiten Francia deberían llevar cuatro pegatinas como esta.

Desde el 1 de enero es obligatorio en Francia que todos los camiones de más de 3.500 kilos de MMA circulen por las carreteras con pegatinas avisando a los conductores cercanos del riesgo de los ángulos muertos de visión del chofer del vehículo industrial. Esta normativa nacional obliga a la instalación de estos carteles en los laterales y en la parte trasera y delantera a cualquier vehículo que circule por Francia sea francés o extranjero.

Esto quiere decir que la nueva norma de circulación francesa afecta al más del millón y medio de camiones de la UE que realizan transporte internacional, entre los que se encuentran los cien mil camiones españoles, dado que por su posición geográfica Francia es país de tránsito o destino de gran parte de los servicios de transporte europeo de mercancías.

Ello ha motivado que la organización europea UETR (Asociación Europea de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas de Transporte por Carretera), que preside FENADISMER, se haya dirigido a la Comisión Europea rechazando dicha medida por considerarla unilateral y de dudosa legalidad. Según esta asociación europea, la medida “va en contra de la igualdad de condiciones y la armonización en el transporte por carretera a nivel europeo, ya que obliga a los transportistas a cumplir con las obligaciones de un solo país y, además, puede causar confusión o malentendidos entre los encargados de hacer cumplir la ley en todos los demás Estados miembros de la UE que no están acostumbrados a las nuevas pegatinas que deben llevar ahora los vehículos”.

Además, la UETR recuerda que “ya existe una legislación sólida de la UE que exige que los vehículos pesados estén equipados con espejos de ángulo muerto, lo que brinda a los conductores un campo de visión más amplio que los espejos convencionales y, por lo tanto, protege a los motociclistas, ciclistas y peatones”, por lo que se plantean dudas sobre la eficacia real de dicha norma francesa para garantizar la protección de los usuarios de carreteras más vulnerables.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *