La posición dominante de Renfe lastra el tráfico de mercancías por ferrocarril en España

Renfe copa el 78% del tráfico de mercancías por ferrocarril en España.
Renfe copa el 78% del tráfico de mercancías por ferrocarril en España.

La posición dominante de Renfe Mercancías en el sector del transporte ferroviario supone un freno para el tráfico de carga en nuestro país. Así al menos lo asegura la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que ha publicado un estudio (léalo íntegramente aquí) en el que afirma que el 78% de cuota de mercado que ostenta el operador público supone una barrera que dificulta el acceso al sector de otros competidores.

Para una comprensión objetiva de las conclusiones del estudio elaborado por Fedea es conveniente señalar que el citado documento ha sido elaborado por Gerard Llobet, economista y profesor del Centro de Estudios Monetarios y Financieros (Cemfi), y por el ingeniero de Caminos Miquel Llevat, exdirector general de Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña y actualmente presidente de la operadora privada Comsa Rail Transport.

El estudio revela que en las últimas dos décadas la cuota del tren en lo que a transporte de mercancías se refiere ha caído desde el 10% hasta el 5%, una participación en el tráfico de carga que se sitúa muy lejos del 15% que se da en países como Francia, Italia o Reino Unido y a una distancia aún mayor de la cuota que el ferrocarril tiene en Alemania, donde transporta una cuarta parte de las mercancías.

En los últimos años, los ocho operadores privados que compiten con Renfe han ido quitando paulatinamente cuota de mercado al operador público. Según los autores del estudio, para evitar que sus competidores continúen erosionando esa posición dominante, Renfe no alquila a la competencia las locomotoras y vagones excedentarios que tiene. “Prefiere mantenerlo (el material) fuera del mercado”, afirman Llobet y Llevat.

Para revertir esta situación, los autores del estudio publicado por Fedea plantean la “enajenación de parte de estos activos a como mínimo dos empresas independientes”. Existen además, otros problemas, como el hecho de que tanto Renfe como el gestor de la infraestructura (ADIF), estén adscritos al Ministerio de Fomento, circunstancia que “dificulta la gestión independiente de la empresa”, según el informe. Por eso, el estudio sostiene que sería “deseable que se busque cuanto antes un mejor acomodo en otra parte del sector público”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *