La planta zaragozana de Lecitrailer estrena la línea de cataforesis más grande de Europa

Vista general de las diez cubas que componen la instalación.

Lecitrailer ha puesto recientemente en marcha la que por volumen es la línea de cataforesis más grande de toda Europa. Las nuevas instalaciones, de 10.000 metros cuadrados, albergan una decena de piscinas con 210.000 litros de capacidad cada una, por las que pasarán todos y cada uno de los chasis producidos por el fabricante aragonés, que con este proceso amplía la garantía de sus vehículos hasta los diez años.

Una vez fabricados, los chasis son trasladados hasta la nueva nave, contigua a la de producción, y allí son sometidos a un complejo proceso encaminado a mejorar su resistencia contra la corrosión y que culmina con la cataforesis.

En primer lugar, los vehículos son introducidos en una cabina de granallado de 24 turbinas, para después ser desengrasados, primero por aspersión y después por inmersión. Una vez aclarados en dos cubas diferentes para eliminar cualquier residuo, los chasis se introducen en otra piscina donde se lleva a cabo una conversión nanotecnológica con sales de zirconio.

Tras otro doble aclarado, las unidades Lecitrailer están preparadas para ser sometidas a la cataforesis propiamente dicha. En la cuba número ocho de la vanguardista instalación se lleva a cabo una electrodeposición de imprimación epoxy de entre 40 y 50 micras que recubre hasta el último rincón del chasis, protegiéndolo así contra la corrosión.

KLT, la cataforesis según Lecitrailer
Un nuevo aclarado en dos fases, un precalentamiento a 80º C y una polimerización en el horno a 180ºC durante 40 minutos que finaliza con el enfriamiento de la estructura cierran el círculo de la cataforesis según Lecitrailer, que el fabricante maño ha denominado KLT, jugando con la abreviatura de cataforesis (KTL) y las siglas de su marca (LT).

Todos los pasos son seguidos atentamente desde una moderna sala de control, desde donde se monitorizan de forma permanente variables como temperatura, PH y conductividad del agua “para garantizar al 100% la calidad óptima del proceso”, subraya Karlos Martínez, director comercial de Lecitrailer.

Desde la sala de control se monitorizan de forma permanente variables como temperatura, PH y conductividad del agua.

Este proceso, en el que la compañía ha invertido una cantidad cercana a los 14 millones de euros, garantiza la máxima durabilidad de los chasis seas cuales sean las condiciones en las que trabajen los vehículos (el 54% de los cuales se venden fuera de nuestras fronteras). Y para asegurarse de ello, Lecitrailer somete a sus vehículos a estrictos controles de calidad que sirven para certificar las ventajas de la cataforesis.

1.000 horas de niebla salina
En este sentido, los técnicos del fabricante aragonés han hecho ensayos de 1.000 horas de duración en una cámara de niebla salina para comprobar el desempeño de las piezas tratadas con cataforesis. “Antes de lanzar cualquier nuevo desarrollo al mercado lo testamos. Y lo testamos llevándolo al límite”, ha afirmado durante la presentación en sociedad de la nueva línea de cataforesis Fernando Leciñena, uno de los máximos responsables de Lecitrailer.

Por la nueva línea de cataforesis pasarán no sólo todos y cada uno de los chasis producidos por la compañía zaragozana -alrededor de 6.600 por ejercicio-, sino también las cajas de las bañeras fabricadas por la empresa aragonesa. Además, la producción de Lecitrailer copa sólo el 40% de la línea KLT, por lo que la compañía aragonesa ya ofrece estas instalaciones a otras empresas.

Pintura a gusto del cliente
Otra de las ventajas de la cataforesis es que una vez pasan por este proceso los chasis pueden ser pintados en el color corporativo de cada cliente, una circunstancia especialmente relevante para un fabricante que, como Lecitrailer, tiene en la personalización de sus vehículos uno de sus principales puntos fuertes. De hecho, debido a la amplísima gama de producto del fabricante español, el proceso de pintado se realiza de forma manual.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *