La morosidad sigue enquistada en el transporte

El 71% de los clientes de los transportistas excedieron el plazo de pago de 30 días estipulado legalmente.

Hace mucho tiempo que la morosidad dejó de ser un problema coyuntural para las empresas de transporte de mercancías y se convirtió en un mal estructural, que corroe todo el sector y que persiste independientemente de la evolución del mercado.

Buena prueba de ello es que a lo largo del tercer trimestre, cuando la economía ha vivido un rebote notable en relación al trimestre de primavera -con toda la población confinada y las actividades no esenciales paralizadas-, los plazos de pago en el sector se han mantenido insufriblemente elevados.

Así, el tiempo que transcurre, de media, desde que se realiza un servicio de transporte hasta que quien lo efectúa puede efectivamente cobrarlo, se situó en octubre en 85 días, manteniéndose prácticamente invariable con respecto al mes anterior, cuando ese lapso ascendió a 86 días. Ambas magnitudes están, en cualquier caso, muy por encima del plazo medio registrado en la era pre-Covid-19, cuando la demora media era de 78 días.

Si escandaloso es el retraso medio de pago a los transportistas, más aún lo es la cantidad de clientes que abonan los servicios de estos excediendo los plazos legales para ello. En este sentido, en octubre fueron un 71% de los clientes quienes superaron los 30 días que marca la ley (ampliables a 60 si hay acuerdo entre las partes). Y lo que es peor, prácticamente un tercio de ese 71% paga pasados los 90 días.

Así se desprende de la última edición del Observatorio permanente de la morosidad y los pagos en el sector del transporte por carretera, elaborado por la Fundación Quijote para el Transporte y Fenadismer. Desde la federación de transportistas recuerdan que el Ministerio de Transportes tramita en la actualidad un Anteproyecto de Ley para establecer un régimen sancionador con el que amonestará a aquellas empresas que paguen a sus transportistas por encima de los 60 días.

En lo que a las modalidades de pago se refiere, en octubre la opción preferida por los cargadores fue la transferencia (45% de las operaciones), seguida por el confirming (42%) y el pagaré (13%). El cheque mantiene un papel residual y se utiliza para abonar menos del 1% de los servicios de transporte de mercancías por carretera.

Comparte en:

Responder a jose miguel lorca fernandez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *