La mala gestión de la distribución urbana de mercancías tiene un coste equivalente al 2% del PIB

El estudio revela que el transporte de mercancías representa el 38% de la movilidad urbana.

La gestión deficiente de la distribución urbana de mercancías que se da en la actualidad en las principales ciudades españolas tiene un impacto “muy relevante” en la “pérdida de competitividad”, lo que se traduce en un coste económico de entre “15.000 y 23.000 millones de euros al año, lo que representa el 2% del PIB nacional”.

Así al menos lo afirma Aecoc en su informe Hacia un modelo sostenible de Distribución Urbana de Mercancías en España, presentado ayer, 7 de julio, en el primer Congreso Aecoc de Smart Cities.

Según el estudio, las externalidades atribuibles a la distribución urbana de mercancías tiene un elevado coste para la sociedad y la economía. En este sentido, la contaminación en las principales ciudades españolas -que provoca 2.500 muertes prematuras al año– supera los límites establecidos por la OMS.

En lo que a congestión se refiere, cada particular que intenta entrar a Madrid o Barcelona pierde 120 horas al año. En la capital y la en la Ciudad Condal la velocidad media de la última milla es de 13 y 14 km/h, respectivamente, datos sensiblemente inferiores a las que se registran en otras grandes urbes mucho más pobladas y con mayor congestión como Moscú, Ciudad de México, Sao Paulo, Nueva York o Berlín. Y a ello hay que sumar los costes derivados de la accidentalidad en un país en el que cada mes tenemos 40 fallecidos en vías urbanas.

El tráfico de mercancías tiene buena parte de responsabilidad en este caos, toda vez que el peso de esta actividad en el marco de la movilidad urbana “ha ido a más y así seguirá siendo en los próximos años”, afirma Marc Nicolás, responsable del área de Smart Cities de Aecoc, quien explica que del 38% actual podemos pasar al 47% en 2025.

En ese incremento tendrá mucho que ver el e-commerce, que si bien copa únicamente el 5% de los envíos en la actualidad no hace sino crecer. “Si en el periodo 2013-2018 el comercio electrónico creció un 10%, se espera que en los próximos años lo haga hasta un 20%, más aún tras la crisis sanitaria del COVID-19 y el cambio de hábitos que ha generado en los consumidores”, ha destacado Marc Nicolás.

El informe elaborado por Aecoc no se limita a hacer un diagnóstico de la distribución urbana de mercancías, sino que propone una batería de medidas encaminadas a lograr “sistemas más sostenibles a nivel económico, ambiental y social”.

Para ello, y como planteamiento general, la asociación propone sacar el máximo rendimiento a la movilidad nocturna, una posibilidad que sólo está contemplada en una de cada cuatro provincias españolas y que, de aplicarse, “supone una mejora en la eficiencia de los procesos de entrega, una disminución de emisiones y una reducción de los kilómetros recorridos por operación”.

El informe de Aecoc propone además un modelo “implantable en todas las ciudades españolas y basado en seis ejes: flexibilización del acceso a la ciudad y la descarga; digitalización y regulación de las zonas de carga y descargas; despliegue de redes de taquillas; uso del big data; establecimiento de carriles multiuso; y creación de plataformas de consolidación para la última milla y de modos de transporte alternativo”, sugieren desde la asociación.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *