La IRU afirma que “es sólo cuestión de tiempo que alguien resulte gravemente herido o asesinado” en Calais

La IRU "comprende" la "frustración" de los transportistas que pasan por Calais./ IRU
La IRU «comprende» la «frustración» de los transportistas que pasan por Calais./ IRU

La situación en los alrededores de la ciudad francesa de Calais -paso casi obligado en las rutas desde el continente europeo hacia Reino Unido- está fuera de control. Los ataques organizados a vehículos en movimiento y los intentos de introducción de inmigrantes clandestinos en los camiones, así como los robos a conductores se han incrementado exponencialmente en las últimas semanas.

Y lo han hecho hasta tal punto que la Organización Internacional de Transporte por Carretera (IRU) teme que la escalada de violencia tenga consecuencias irreversibles. Así lo ha asegurado Marc Billiet, responsable del trabajo de la organización en lo que respecta al transporte de mercancías en Europa, quien ha afirmado que “es sólo cuestión de tiempo que alguien resulte gravemente herido o asesinado” en Calais.

Para evitar que la situación llegue a este punto, Billiet ha solicitado que se aseguren urgentemente las carreteras de acceso hacia la zona de Calais, así como que se aumente el número de efectivos policiales en esta área. Y es que, en un comunicado difundido a los medios, la IRU sostiene que las promesas de incrementar el personal de seguridad realizadas por el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, “son bienvenidas, pero deben llevarse a cabo rápidamente”.

En su escrito, la IRU reclama una mejor coordinación entre los Estados miembro de la Unión Europea, bajo la supervisión de la Comisión, “para atajar el problema de raíz”. Y uno de los orígenes del la insostenible situación que vive el transporte en Calais es la falta de zonas de aparcamiento seguras para camiones en las principales carreteras europeas”.

Según la IRU, estos aparcamientos seguros son necesarios no sólo en los alrededores del Canal de la Mancha, sino en toda la red viaria europea, pues los intentos de inmigrantes ilegales para colarse en camiones con destino al Reino Unido se producen en ocasiones “varios cientos de kilómetros tierra adentro”.

La escalada de violencia en la zona del paso de Calais y los crecientes ataques a vehículos y conductores ha provocado una oleada de protestas por parte de profesionales del volante, operadores, empresarios locales y sindicalistas, cuya “frustración” es “comprendida” por la IRU.

Por eso, a pesar de que la organización quiere dejar claro que no apoya las protestas, subraya que estas revueltas “son el reflejo de la preocupación que genera la actual situación en la zona”, por lo que la IRU “entiende completamente la frustración que sienten los operadores y los conductores provocada por los crecientes ataques violentos a vehículos y trabajadores”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *