La Inspección de Trabajo arrancará en septiembre una campaña contra las cooperativas irregulares en el transporte

Las cooperativas de transporte sólo suponen el 0’9% de las empresas de transporte pesado en España y el 0’6% del transporte ligero, detallan desde Fenacotrans.

La Inspección de Trabajo va a iniciar en septiembre una campaña de inspección contra “las cooperativas promovidas por grandes flotistas y operadores logísticos para conseguir mano de obra fraudulenta, las cuales se constituyen como meros instrumentos con el único objetivo de conseguir mano de obra sometida bajo la figura del falso autónomo y en condiciones económicas precarias, al obligarles a arrendar el vehículo de transporte propiedad del flotista u operador logístico que las promueve”.

Así lo confirman desde la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte, Fenacotrans, organización que advierte también que la Inspección de Transporte del Ministerio de Fomento ha venido llevando a cabo diferentes actuaciones contra este tipo de cooperativas, “teniendo en cuenta que el hecho infractor está calificado como infracción muy grave con multas de hasta 4.001 euros por cada servicio de transporte realizado, las cuales se imponen tanto a la propia cooperativa como al socio cooperativista que tribute indebidamente, por lo que en algunos casos el montante global de las sanciones impuestas puede alcanzar los 100.000 euros por cooperativa”.

Cabe recordar que el Ministerio de Fomento incluyó en el Plan de Inspección del Transporte por Carretera para este año 2018 una actuación prioritaria contra las cooperativas de trabajo titulares de autorizaciones de transporte cuyos socios continúan tributando su actividad en el régimen de módulos, contraviniendo la vigente Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres tras la reforma realizada en 2013, que obligó a las cooperativas a adaptar su régimen fiscal de tributación, conforme al procedimiento establecido en el Real Decreto 937/2014 publicado en Noviembre de 2014.

Sin embargo, las sucesivas prórrogas del mantenimiento del régimen de módulos en el sector del transporte aprobadas en los años 2016, 2017 y 2018 ha facilitado que “un número limitado de cooperativas continuaran tributando sus socios en dicho régimen fiscal, en clara competencia desleal con el resto de cooperativas y de empresas que operan en el sector del transporte por carretera”, denuncian desde Fenacotrans.

Con todo, desde este colectivo no dejan de insistir en que la utilización irregular de la figura de la cooperativa de transporte, que representa menos del 10% del total de cooperativas que operan en el sector del transporte por carretera, “contribuye a desprestigiar el buen hacer de la mayoría de las cooperativas existentes, así como su carácter social, teniendo en cuenta que esta figura empresarial, pese a estar protegida constitucionalmente, desafortunadamente tiene poca presencia en el sector, ya que las cooperativas de transporte sólo suponen el 0’9% de las empresas de transporte pesado en España y el 0’6% del transporte ligero“.

Para concluir su defensa del modelo cooperativista en el sector español del transporte de mercancías por carretera, Fenacontrans rechaza que la utilización indebida de las cooperativas sirva de excusa a determinados intereses ajenos al sector del cooperativismo para desprestigiar dicha figura empresarial, “que contribuye a la creación de empleo estable así como su aportación a las arcas públicas tanto tributarias como sociales ya que, a diferencia de otros modelos empresariales, no llevan a cabo procesos de deslocalización a terceros países, al estar enraizadas en nuestro territorio”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *