La Diputación de Guipúzcoa implantará un nuevo peaje a finales de 2021

La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, explica el nuevo peaje ante los medios de comunicación.

La Diputación de Guipúzcoa ha aprobado la puesta en marcha de un nuevo peaje, esta vez en la autovía A-636 que une Beasaín con Bergara. El método utilizado, con pórticos de control para el abono del peaje en la propia vía, es similar al utilizado en la N-1 y en la A-15, informan desde Fenadismer, cuyos responsables avanzan que los planes de la Administración provincial pasan por que el nuevo peaje esté operativo a finales de 2021 y nunca más tarde del 30 de junio de 2022.

Eso sí, desde la federación de transportistas explican que “a diferencia del sistema establecido en su día en la N-1 y A-15, el nuevo peaje en la Autovía de Bergara no sólo afectará a los camiones, sino también a los autobuses y vehículos turismos, por lo que los más de 9.000 vehículos que transitan diariamente por dicha vía deberán disponer de algún dispositivo o sistema electrónico que permita el pago del peaje”.

En concreto, los peajes serán efectivos en tres tramos de la autovía, de modo que para su cobro se instarán varios pórticos: uno en Beasain, que cubrirá el tramo de 2,8 kilómetros que une Beasain y Ormaiztegi y una tasa de hasta 0,78 euros para los camiones; otro en Ezkio, que controla el tramo de 5,4 kilómetros entre Ormaiztegi y Zumarraga, con un coste de hasta 1,5 euros para los vehículos pesados; y el tercero estará situado en Descarga y cubrirá los tramos Legazpi/Urretxu-Bergara (7,3 kilómetros) y Legazpi/Urretxu-Antzuola (2,5 kilómetros), con una tarifa de hasta 0,98 euros.

Fenadismer ha hecho público un comunicado en el que “rechaza la nueva propuesta de la Diputación Foral de implantar un peaje en la autovía A-636, ya que los transportistas, tanto guipuzcoanos como del resto de España, contribuyen sobradamente vía impuestos al mantenimiento de las carreteras guipuzcoanas”.

Para argumentar esta afirmación, la federación de transportistas recuerda que en Guipúzcoa “se suministraron en 2019 más de 800 millones de litros de gasóleo, principalmente procedentes de los vehículos de transporte, lo que supone un porcentaje casi un 400% superior al consumido en otras provincias españolas con una flota de transporte similar a la guipuzcoana”.

Esas ventas permiten a la Diputación Foral recaudar “en torno a 400 millones de euros anuales” en concepto de Impuesto Especial de Hidrocarburos. Y Fenadismer incide en el hecho de que “apenas una décima parte destina a mantenimiento de carreteras”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *