Los transportistas estudian “medidas de choque” contra el embolsamiento de camiones en Burgos los domingos

Las casetas donde se cobraban los peajes de la AP-1, como ésta de Briviesca, se desmantelaron la pasada primavera.

Las quejas de los transportistas ante la propuesta de la Dirección General de Tráfico de bloquear en las inmediaciones de Burgos a los camiones que se dirijan buena parte de los domingos del año hacia Irún y la frontera francesa no han tenido respuesta por parte del organismo que dirige Pere Navarro, que se mantiene firme en su posición e incluirá esta restricción en la resolución que aprobará próximamente en materia de medidas especiales de regulación del tráfico de vehículos pesados para este 2020 que ahora comienza.

Pese a que el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) trasladó a la DGTsólidas argumentaciones” en contra de la propuesta de embolsamiento de camiones en las inmediaciones de Burgos, el organismo dependiente del Ministerio del Interior ha desoído las razones de los transportistas y mantiene su intención de seguir adelante con esta restricción.

Fenadismer subraya que la propuesta de retener a los camiones en las inmediaciones de Burgos buena parte de los domingos y festivos del año “supone un nuevo atropello al derecho fundamental a la libre circulación y al ejercicio de la actividad empresarial por parte de un sector esencial para el desarrollo de la actividad económica en nuestro país y en concreto para las exportaciones españolas”. Por ello, Fenadismer propondrá a las restantes organizaciones nacionales de transportistas “acordar medidas de actuación de rechazo contra la aprobación de la nueva restricción propuesta”.

En este mismo sentido se ha expresado CETM, que se ha sumado al “rechazo absoluto” hacia “esta propuesta sin sentido” que “provocará daños irreversibles tanto a nuestro tejido empresarial en particular como al conjunto de la economía española en general”. Por eso, la confederación anuncia que estudiará “la adopción de medidas de choque contra semejante atropello”.

Carta de Pere Navarro
La decisión de la DGT, que el propio Pere Navarro ha defendido en una carta remitida recientemente a las asociaciones de transportistas, afectará a los camiones de “más de 7’5 toneladas que se dirijan desde el centro de la península hacia el País Vasco y la frontera de Irún”, estableciendo que “todos los domingos desde el 7 de junio hasta el 13 de septiembre, además de los domingos 22 de marzo, 3 de mayo, o los lunes 12 de octubre y 2 de noviembre y el martes 8 de diciembre” los vehículos pesados deberán quedar retenidos a la altura de Burgos, esto es, a más de 250 kilómetros de la frontera francesa, entre las 16 y las 21 horas.

Nada más conocerse la propuesta, que se aplicará tanto en la AP-1 como en la N-I, Fenadismer expresó “su rechazo absoluto”, argumentando que “limitará de forma importante la actividad que los transportistas españoles desarrollan en los mercados europeos” -hacia donde viaja un tercio de la flota española de camiones-.

Pérdida de competitividad
Y es que, de aplicarse la medida tal y como está planteada por la DGT, se producirá una pérdida de competitividad “en casi la mitad de una jornada diaria”. El bloqueo a la altura de Burgos “originará innecesariamente una congestión de miles de camiones los domingos en las proximidades de la zona de Burgos, sin que existan áreas de estacionamiento y de servicio suficientes para absorber tal incremento de vehículos”, denuncian desde Fenadismer.

Por su parte, los responsables de CETM recuerdan que “cambiar el lugar de embolsamiento de los camiones a otro con infraestructuras similares pero notablemente más lejano a los destinos europeos de las mercancías que transportamos, no contribuiría absolutamente en nada a la seguridad vial y sólo serviría para perjudicar considerablemente la competitividad de toda la economía española, al dificultar y encarecer nuestras exportaciones innecesariamente”.

En la carta enviada a las asociaciones del sector, Pere Navarro justifica la propuesta de la DGT argumentando que “dichas restricciones son el resultado de un estudio muy meditado de un estudio pormenorizado sobre la problemática sobrevenida a raíz de la liberalización del peaje de la AP-1 en diciembre de 2018”.

Navarro culpa a los camiones
En su misiva, Navarro sostienen que “en 2019 creció un 24,5% del número de vehículos de todas las categorías que circulan por dicha vía (en concreto, 52.087 vehículos más en todo el año), que antes utilizaban el tramo de la carretera nacional N-1 paralela a dicha vía de alta capacidad”.

Tal y como explican desde Fenadismer, resulta paradójico que “pese a que tanto desde la DGT como desde el Ministerio de Fomento se han venido estableciendo políticas restrictivas a la circulación de los camiones por las carreteras nacionales, obligándoles en muchos casos a utilizar las autopistas de peaje por su mayor seguridad vial y la capacidad de la propia vía –previo pago, eso sí, del correspondiente peaje– ahora que la circulación por la autopista es gratuita, la DGT ‘culpa’ a los transportistas de su utilización y de congestionar la autopista AP-1, sin atender al carácter de servicio público que los vehículos de transporte desarrollan”.

Un tercio del tráfico adicional son camiones
Por eso, la federación que preside Julio Villaescusa muestra su estupor ante el hecho de que en la carta firmada por Pere Navarro se manifieste “sin ningún tipo de rubor”, que “queda muy patente el aumento considerable de vehículos pesados durante las operaciones especiales fines de semana de verano”. Y ello pese a que los propios datos aportados por la DGT desvelan que “del número total de vehículos que han incrementado su circulación por la autopista, sólo una tercera parte corresponde a camiones”.

De hecho, de los 52.087 vehículos adicionales -en comparación con 2018- que circularon por el tramo liberado en 2019, sólo 18.612 (35%) fueron camiones. Pese a ello, el escrito de la DGT concluye la necesidad de establecer la restricción propuesta, señalando que “en base a los datos aportados se determina la necesidad de establecer medidas preventivas que mejoren la movilidad y seguridad vial en estos períodos conflictivos”.

Esto ha despertado el enfado en el seno de CETM, que en un comunicado afirma que “el director de Tráfico olvida que casi el 70 % de ese incremento del tráfico lo han generado los vehículos particulares, siendo estos en consecuencia los verdaderos causantes de esta congestión, y no los camiones, como injustamente pretende señalar la DGT con la puesta en marcha de una restricción tan absurda”.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *