Joaquín Campillo: “La desaparición de los autónomos inevitablemente se tendrá que traducir en un incremento de los precios del transporte”

Joaquín Campillo dirige con éxito la empresa familiar.

Joaquín Campillo, director general de Campillo Palmera, ha concedido una entrevista a Todotransporte que publicamos en nuestro número de julio/agosto. En el transcurso de la misma, el máximo responsable de una de las principales flotas del país habla tanto acerca de su empresa como del sector del transporte en general, que, en su opinión, se enfrenta a notables desafíos en un futuro próximo.

En palabras de Campillo, el transporte de mercancías debe abordar próximamente una profunda reconversión que inevitablemente afectará a los transportistas autónomos. En su opinión, se trata de un colectivo “que ha permitido al sector del transporte español adaptarse mejor a la crisis gracias a su flexibilidad. El Gobierno se lo pone cada día más difícil y eso no es positivo, aunque es cierto que la atomización de nuestro sector es una de las causas que ha propiciado que los precios en España sean artificialmente bajos“, asegura el empresario murciano.

Por eso, la economía española tendrá que adaptarse a su más que previsible desaparición, circunstancia que “inevitablemente se tendrá que traducir en un incremento de los precios del transporte“. Ese incremento de los precios no será, no obstante, una tarea sencilla debido a “la debilidad de las empresas de transporte a la hora de negociar“, que propicia que sufran “un abuso hasta límites insospechados“, afirma Campillo.

Este escenario hace que pese a no oponerse a la implantación de las 44 toneladas, Joaquín Campillo demande “que se articulen unas condiciones adecuadas para el servicio. Por ejemplo, por ley deberían regularse las fluctuaciones del precio del carburante o respetar los plazos de pago. El problema es que el transporte no tiene capacidad para negociar”, asegura.

Lo que queremos los transportistas es que sea sancionable hacer dumping. Si tienes un escandallo de costes correspondiente a 40 toneladas y te pones a transportar 44, eso se tiene que trasladar al precio. Y eso no se puede dejar al libre albedrío, porque en este sistema económico tan bestia el más débil, que es el transportista, siempre va a salir perdiendo. Yo veo bien la eficiencia, pero no puede ir a cargo del más débil. Tiene que haber unas reglas que nos permitan evitar el abuso hacia los transportistas“, asegura el máximo responsable de la compañía.

Pero éste es sólo uno de los problemas a los que se enfrenta el director general de Campillo Palmera en el ejercicio de su actividad. Y es que si hay un obstáculo para su actividad que molesta especialmente a Joaquín Campillo ése es la inflexibilidad en los tiempos de conducción y descanso, que provoca que se produzcan situaciones de ineficiencia de las que salen perjudicados tanto empresarios como conductores.

No nos dejan descansar en la cabina. No tenemos hoteles para dormir y cualquiera deja el camión abandonado por ahí con los robos que ahí. Necesitamos hacer mucho ruido para conseguir la vuelta a casa y conseguir las condiciones que ya disfrutan los conductores de autobús, que pueden hacer nueve jornadas seguidas y luego dormir en casa. Eso sería fantástico para el conductor, que podría descansar en su casa, y también para las empresas, porque la máquina podría seguir trabajando”, remacha Joaquín Campillo en el reportaje que puede leer íntegramente aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *