Industria estudiará una alternativa a las pruebas de frenado para camiones en las ITV

Fue en 2012 cuando el Ministerio de Industria puso en marcha el nuevo sistema de medición de la eficacia del freno de servicio de los vehículos de transporte de más de 3,5 toneladas.

El Ministerio de Industria se ha comprometido a estudiar el establecimiento de un nuevo sistema alternativo de medición de la prueba de frenado en las ITV para los vehículos pesados, basado en un sistema de extrapolación sin necesidad de medir presiones, lo que se trasladaría al manual de aplicación que deben cumplir obligatoriamente las estaciones de ITV, lo que se llevará a cabo antes del próximo mes de junio.

Así se ha informado desde Fenadismer tras el encuentro que tuvo lugar ayer, 5 de febrero, con la Subdirección General de Seguridad Industrial del Ministerio de Industria, para analizar la problemática actual marcada por el hecho de que muchas ITV obligan a los transportistas a acoplar un semirremolque o llevar el vehículo cargado, pese a que los vehículos están preparados para la prueba mediante la toma de aire.

Fue en 2012 cuando el Ministerio de Industria puso en marcha el nuevo sistema de medición de la eficacia del freno de servicio de los vehículos de transporte de más de 3,5 toneladas durante la revisión periódica de la ITV. El nuevo sistema fue recogido en la Orden ITC/3124/2010, por transposición de una Directiva europea del año 2010, y tenía como objetivo simular al máximo posible las condiciones de funcionamiento real del sistema de frenado a través de dos métodos distintos de medición en función de las características del vehículo de transporte, en concreto el método de ensayo directo, que se calcula por medición directa de la fuerza de frenado mediante el frenómetro de rodillos, o bien el método de ensayo con extrapolación, que se obtiene colocando sensores de presión en los circuitos de frenos (tomas de aire) que permitan garantizar una presión mínima en los mismos.

Sin embargo, recuerdan desde la organización de transportistas que preside Julio Villaescusa, durante los años en que lleva aplicándose dicha regulación en la práctica ha ocasionado numerosos perjuicios y molestias para los transportistas durante la realización de la inspección de la ITV, en especial en el caso de las pruebas a las cabezas tractoras.

Así, la aplicación que de dicha regulación hacen las ITV difiere de forma importante de unas Comunidades Autónomas a otras, exigiendo en algunos casos que el transportista acople un semirremolque sin carga, o en otros casos cargado en un 75% o bien al 100% de su capacidad de carga. Asimismo en el caso de los vehículos de transporte más nuevos, pese a que van provistos de tomas de aire en los circuitos de frenado, algunas ITV no permiten realizar la prueba de frenado mediante extrapolación, o da un resultado erróneo, obligando al transportista a ir con el vehículo cargado, con el agravante de que tanto el semirremolque como la carga no es de su propiedad o debe pedirlo prestado.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *